De Santiago-Juárez pide retomar el pacto sobre despoblación

SPC
-
De Santiago-Juárez charla con Pablo Fernández. - Foto: Ical

El vicepresidente de la Junta ve necesario culminar la ordenación del territorio y apuesta por implicar a las entidades locales, el Gobierno y Europa

El vicepresidente de la Junta y consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, recomendó hoy a los políticos que representen a la Comunidad en la próxima Legislatura que abandonen la “demagogia” y el “puro desgaste” al Ejecutivo autonómico en política de despoblación y apuesten por retomar la senda del consenso y el pacto. Además, les aconsejó culminar el modelo de la ordenación territorial e implicar a las entidades locales, el Gobierno y Europa.

De Santiago-Juárez abrió este martes el foro 'Despoblación. Un reto que nos concierne a todos, dentro del ciclo 'Somos Castilla y León', organizado en la Feria de Valladolid por El Mundo de Castilla y León. El vicepresidente advirtió de que hasta ahora la crítica al Gobierno sobre la población no ha desgastado al PP, sino más bien a la oposición, aunque admitió, en declaraciones recogidas por Ical, que “ahora” surge “otro escenario”.

En ese sentido, el vicepresidente insistió en que este mensaje se lo trasladaría también a la oposición si viajara a Asturias, Castilla-La Mancha o Extremadura, donde el PP no gobierna. “No ayuda a nada”, advirtió José Antonio de Santiago-Juárez, quien recordó que ha estado 16 años en la primera línea de la política autonómica y en los últimos al frente de las políticas en materia de población, periodo en el que recordó quienes han cambiado son otros.

Además, el consejero recalcó que la despoblación en Castilla y León “vale para todo”, tanto para “un roto”, como para un “descosido”. José Antonio de Santiago-Juárez enmarcó en este debate los problemas de la atención sanitaria en el medio rural, pero también los datos “muy buenos” de la Encuesta de Población Activa (EPA) del cuarto trimestre de 2018 o los “negativos” del paro registrado. “Algo falla”, reflexionó, puesto que indicó que consume "mucha energía" las críticas y no se plantean soluciones.

Al respecto, De Santiago-Juárez reconoció que el futuro pacto debe contemplar mejoras en la discriminación positiva, la fiscalidad o las ayudas para el medio rural, así como en la cobertura de internet de banda ancha o en los servicios públicos. También propuso un plan de retorno del talento, así como de atracción, y una estrategia de “auténtica” integración de los emigrantes, para que “ellos sean nosotros”, puesto que argumentó la sociedad española ha cambiado y las familias tiene uno o dos hijos.

Asimismo, el vicepresidente admitió que el acuerdo se perdió por culpa de “todos”, tanto del Gobierno, como de la oposición, puesto que en 2010 el Ejecutivo de Juan Vicente Herrera no fue capaz de renovar el pacto que había existido antes sobre la Estrategia frente la Despoblación, que fue fruto -dijo- de un “gran pacto político” puesto que los dos grandes grupos parlamentarios afrontaron este asunto como un problema de Comunidad.

Este acuerdo se perdió, insistió, “por culpa de todos, de las dos partes, seguro”. Además, señaló que con la crisis España y Castilla y León perdieron población, pese a que en el periodo anterior la Comunidad incorporó 85.000 habitantes, después de que en la década de los 50 y los 80 saliera un millón de personas de esta Comunidad. Por ello, apuntó que la Junta decidió revisar y dar un nuevo enfoque a la Agenda de la Población, con apoyos a las familias, jóvenes, emigrantes y con una discriminación positiva para el medio rural.

Ordenación territorial

No obstante, el vicepresidente del Gobierno autonómico pidió desbloquear la ordenación territorial, que recordó se pactó con el PSOE en 2013, año en el que se aprobó la regulación del nuevo modelo, que en conjunto suma cinco leyes aprobadas.

Sin embargo, señaló que el pacto se rompió por responsabilidad también de “todos”. “No supimos completarlo y dar el último paso”, agregó.

Apuntó que solo se puede completar o plantear una alternativa, para la que aseguró solo escucha la comarcalización, si bien recordó que esta figura es una agrupación voluntaria de municipios, precisamente lo “mismo” que son a su juicio las mancomunidades. Además, recordó que 900.000 personas viven en un territorio rural no ordenado bajo las directrices del nuevo modelo. “Algo hemos hecho mal”, asumió el consejero de la Presidencia.

Sin embargo recalcó que la ordenación territorial no es la “píldora mágica”, es en su opinión una pieza más para conseguir que se incremente la población de Castilla y León. Insistió en que puede ser “útil” para fijar población en el medio rural y señaló que no se pueden aportar respuestas “sencillas” para cuestiones complejas, algo que solo hacen -recalcó- los populistas.