Atención técnica, sanitaria y social antes del adiós

Ical
-

64 enfermos se adhieren a INTecum, un proyecto piloto en la provincia

Atención técnica, sanitaria y social antes del adiós - Foto: Antonio Quintero

Un  total de 64 enfermos terminales se adhirió al programa piloto INTecum de la Junta de Castilla y León para terminar su ciclo vital en sus hogares rodeados de la familia como alternativa a la decisión del hospital, aunque sin dejar de lado la asistencia sanitaria y social hasta el momento final.
Desde febrero de este año, momento en el que comenzó a andar el proyecto, la Consejería de Sanidad derivó a 81 personas, con un total de 64 pacientes participantes en el programa hasta hoy, de los cuales 29 han fallecido. La media de edad de los enfermos adscritos ronda los 78 años, aunque las edades del programa están comprendidas desde los 22 años, la persona más joven, hasta los 96 años, la más mayor.
Durante la reunión que mantuvo la Comisión de Desarrollo y Valoración del Proyecto INTecum ayer en Palencia, la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, afirmó que es un programa que «marca un punto de inflexión, basado en la colaboración entre la asistencia sanitaria a las personas y los servicios sociales de Castilla y León». Un trabajo «centrado en la persona, dado que el objetivo de la Consejería es centrarse en las necesidades de la persona», añadió.
proyecto piloto. El proyecto piloto que se está llevando a cabo en la capital y la provincia está destinado a las «personas enfermas y terminales que quieren finalizar su proyecto vital en su casa donde, una vez que la asistencia sanitaria deriva a estas personas a los Servicios Sociales para la inclusión en el programa, dichos servicios se ponen a su disposición», explicó.
El paquete de servicios que ofrece INTecum incluye una valoración de la accesibilidad del hogar del paciente, así como la adaptación y las ayudas técnicas que puedan financiarse con un importe de hasta 4.500 euros. En él se incluye la teleasistencia avanzada, el profesional de referencia de la atención, cuidados de proximidad, asistencia sanitaria a domicilio, equipo de voluntarios y la gestión del duelo. Blanco subrayó que «el programa lo va a testar la Universidad de Valladolid para analizar los resultados del mismo», por lo que, a partir de las «100 personas fallecidas, se estudiarán los datos obtenidos para poder extenderlo como una prestación más en la Comunidad».
Desde que se ha puesto en marcha este programa, se ha revertido la situación, donde antes «la mayor parte fallecían en el hospital, pero, en la actualidad, el 70 por ciento termina su proyecto de vida en casa, al fallecer donde ellos han elegido, sin dejar de lado la asistencia sanitaria y social», aseveró la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades.
De acuerdo con la información contenida en el Plan de Cuidados Paliativos de Castilla y León 2017-2020, se estima que en la provincia hay 574 personas anualmente que precisan cuidados paliativos, de los que se estima que necesitan cuidados paliativos avanzados 278. Bien porque la estrategia es muy reciente o porque aún no se había establecido la forma en la que se identifican a las personas que reúnen estas características, durante 2017 (según informe), se detectaron 314 personas que cumplían criterios del plan, de los que un 86 por cineto tienen diagnóstico de cáncer.



Las más vistas