Mejor vivirlo que beberlo

Rubén Abad
-

ARPA atiende a 160 usuarios, con los que trabaja de manera integral para ayudarles a deshabituarse del consumo de esta droga. El colectivo sensibiliza sobre el problema con material divulgativo en la plaza Mayor

Mejor vivirlo que beberlo - Foto: Sara Muniosguren

Una copa de vino antes de comer, una cerveza al salir de trabajar y una copa cuando llega el fin de semana. El consumo de alcohol está tan arraigado en la cultura española que, en muchas ocasiones, cuesta delimitar a partir de qué punto se convierte en un problema de adicción a una droga legal y social que tiene en jaque a las administraciones y a los colectivos que están al pie del cañón con los enfermos, como es el caso de la Asociación de Alcohólicos Rehabilitados de Palencia (ARPA).
Por eso, jornadas como el Día Mundial sin Alcohol, se antojan imprescindibles. A este propósito, ARPA tomó ayer la plaza Mayor con un estand informativo, grandes paneles, reparto de chocolate caliente con bizcochos y un photocall en el que se podían leer lemas del tipo Cada 100 segundos se pierde una vida; El alcohol no es un juego;Cuando hay ganas, todo se puede; o El alcohol destruye tu vida. Acciones, tods ellas, encaminadas a sensibilizar a los palentinos sobre los problemas que acarrea la ingesta masiva de bebidas alcohólicas, con las que los adolescentes empiezan a coquetear a la temprana edad de 13 años.
«La forma de consumir de los jóvenes ha cambiado, ya no buscan socializar como antes, sino beber por beber. Esto puede llevar a nuestros jóvenes a una dependencia más temprana que en generaciones pasadas», lamentaba el presidente de ARPA, Francisco Velasco, quien comentó que la clave para evitar estos abusos es «educar, educar y educar; desde la escuela y también en casa». 
plan de drogas. Las instituciones también están del lado de los colectivos y los enfermos. Por ejemplo, la Diputación promueve un plan provincial de drogodependencias que supera este año los 72.000 euros, de los cuales 5.500 se destinan al acuerdo con ARPA, un 10 por ciento más que en 2018.
Con cargo al citado plan, la administración ha puesto en marcha recientemente el curso de mediador en prevención. Jóvenes que se sumaron a las actividades que se desarrollaron a los pies de la casa consistorial, animando a todos los viandantes que paseaban por allí a sumarse a la iniciativa.
Por último, cabe señalar que la Junta destinó el pasado año más de 1,5 millones de euros  a la atención a esta drogodependencia.