Sin premio en el Adolfo Suárez

Área 11
-

2
Real Ávila
1
Palencia Cristo
Finalizado
Intenso duelo bajo la lluvia, saldado con derrota del Palencia Cristo en el feudo del Ávila, en el que los tres goles llegaron en los primeros 23 minutos

Sin premio en el Adolfo Suárez - Foto: Isabel García

El Palencia Cristo se quedó sin puntuar en Ávila en un partido en el que lo intentó todo pero sin suerte.
Qué poco tardó el equipo palentino en dejar su carta de presentación en el Adolfo Suárez y qué poco tardó en marcar sus dominios Alberto, que sobre la línea y con la puntera desviaba un remate a un palmo de Charaf, que remataba en el área pequeña un centro de Álvaro desde el extremo. No tardó en dar su réplica el Real Ávila. Le salió mordida a Rubo, que regresaba al once después de su lesión.
El partido estaba en un ida y vuelta, acelerado, vertical, precioso para el aficionado y cardiaco para los entrenadores. Y si se anunciaba un partido muy igualado, la igualdad la rompía el Real Ávila en los primeros cinco minutos, los que tardó Abel en equivocarse en la salida y De Mesa en rebañar el esférico en la frontal. Su disparo lo tocó con la mano Miguel, pero no lo suficiente, porque el cuero entraba manso junto al palo para convertirse en el 1-0. En una tarde heladora en el Adolfo Suárez era De Mesa el que empezaba a meterle calor.
El gol le sentó bien, muy bien a los de Jónathan Prado, que habían comenzado muy metidos en el partido, conscientes de lo que había en juego. Un triunfo ante los palentinos no sólo eran tres puntos y tres victorias consecutivas, era la constatación que necesitaban ante un riva directo en la pelea por los playoffs.
Tenía que reaccionar el equipo de Rubén Gala. Tuvo una gran falta Álvaro desde la media luna pero el lanzamiento se le marchó por encima del larguero. Poco después sería Abajo –minuto 16– el que probaría suerte con un balón suelto en el área. Alberto miró cómo se marchó por encima. Arreciaba la lluvia y arreciaban las ocasiones del Cristo, con todo un partido por delante pero espoleado por el 1-0 en el marcador. Empezaba a sumar las ocasiones el equipo visitante. Álvaro le tenía tomada la media a Sito. A la primera la evitó Alberto, a la segunda la desvió a córner. El preludio del 1-1. Porque a renglón seguido –minuto 22– Abajo entraba con todo en el área pequeña para rematar, de primeras, fuerte y potente para hacer el empate.

 

* Más información en la edición en papel y en la app de Diario Palentino