550 expedientes de plusvalías arañan casi 1M€ en 2020

Carlos H. Sanz
-

El Ayuntamiento calcula que devolverá unos 700.000 euros por 252 rectificaciones de autoliquidaciones pagadas desde 2017. Un aparejador estudiará cada caso

550 expedientes de plusvalías arañan casi 1M€ en 2020 - Foto: Jesús J. Matías

El 11 de mayo de 2020 se cumplirán tres años de la sentencia del Tribunal Constitucional que matizó que los ayuntamientos no deben cobrar el impuesto municipal sobre el incremento del valor de los terrenos, más conocido como plusvalía, cuando no se ha producido una ganancia económica.
Tres años en los que el Consistorio de la capital ha acumulado un total de 548 solicitudes que comenzará a resolver a partir del próximo años y que supondrán la devolución de unos 700.000 euros a los propietarios, según las estimaciones del servicio de Administración Tributaria.
Para agilizar la tramitación de todos estos expedientes, el Ayuntamiento contratará a principios de año a un aparejador que se encargará de estudiar caso por caso para comprobar si se ha producido una pérdida del valor del inmueble y, por lo tanto, si procede la devolución del importe solicitado más los intereses o bien la no liquidación del impuesto.
Es importante tener en cuenta que hay dos tipos de expedientes. Por una parte están las rectificaciones de autoliquidaciones ya pagadas, unas 252 y, por otra, las solicitudes de no pago por considerar que no se ha configurado el hecho imponible del impuesto, que son 292.
Esto es así porque el Ayuntamiento ha manejado dos formas de abonar la plusvalía en los últimos años. Hasta diciembre de 2017, el propietario iba al Ayuntamiento con la escritura de compraventa, allí se le preparaba el documento de autoliquidación, y a continuación iba al banco a pagar.
Sin embargo, tras la petición del grupo municipal de Ciudadanos de modificar la ordenanza reguladora del impuesto y pasar al sistema de declaración tributaria, a partir de 2018 el ciudadano lo que hace es entregar la escritura y el Ayuntamiento se encarga de girar el cargo. 
Solo las rectificaciones de autoliquidaciones pagadas -140 en 2017, 92 el año pasado y 20 este año- generan devolución. Los segundos expedientes no -16 en 2017, 114 en 2018 y 166 es este ejercicio- porque el Ayuntamiento no ha girado ningún cargo.
larga espera. .Unos y otros expedientes tienen casuísticas y características propias, muchas de ellas resueltas por sentencias del Tribunal Constitucional en los últimos años, pero todos esperan a que el servicio de Administración Tributaria inicie su estudio y tramite las resoluciones.
Desde este servicio del Ayuntamiento explican que si no se ha hecho antes es «porque hasta mediados de 2018 no había una jurisprudencia constante en la misma línea». 
«Es a partir de esa fecha cuando existe en lo que se refiere a transmisiones onerosas, tanto en la adquisición como en la transmisión, pero todavía no hay ninguna sentencia respecto a herencias, por lo que no sabemos si los valores en los que escritura una familia cuando hace una declaración de herederos tienen base legal. Esas seguirán en stand by», añaden.
El jefe de Administración Tributaria recuerda también que lo que hizo la sentencia del Constitucional fue «trasladar la carga de la prueba a la administración», es decir, que sea el Ayuntamiento el que tenga que demostrar si de verdad ha habido o no una pérdida patrimonial en la compraventa o transferencia. 
«Por eso tendremos un perito, un aparejador, que haga un informe y nos diga si lo que han escriturado en esos expedientes se ajusta o no a valores de mercado. Si no es contradictorio, procederemos a tramitar la devolución», aclara.
Aunque la concejalía de Hacienda estima que la gran mayoría de los expedientes se resolverá favorablemente, el Ayuntamiento recalca que «como administración, tiene la obligación de tener un informe pericial que avale sus decisiones». «Manejamos dinero público, así que no vale con ver las escrituras, porque al final hablamos de un montante importante», sentencian.
intereses. Tal y como se ha citado anteriormente, la resolución de estos casi 550 expedientes generará devoluciones por valor de 700.000 euros. La cifra es aproximada porque Administración Tributaria no tiene cuantificado cuánto supondrá finalmente, ya que habrá algunos más ajustados que otros.
Además, hay que contabilizar los intereses generados desde la firma de la presentación de la autoliquidación, cuando se hizo el pago, y que, una vez que se ponga en marcha la rueda, se dejará de cobrar una parte importante de este impuesto.
Por este motivo, el Ayuntamiento prevé que el próximo año ingresará 600.000 euros por el Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, 900.000 euros menos de los previstos para 2019.