Vergüenza, cosa de todos

Agencias
-

Movistar+ estrenará el 14 de febrero la tercera temporada de 'Vergüenza', protagonizada por Javier Gutiérrez y Malena Alterio

Vergüenza, cosa de todos

Hablar en público, desnudarnos en una consulta médica o hablar en otro idioma podrían ser cualquiera de las situaciones que hemos visto padecer a los protagonistas de Vergüenza, la serie de Movistar+, creada por Álvaro Fernández-Armero y Juan Cavestany.
Pero son también las tres situaciones con las que más vergüenza pasamos los españoles según el estudio realizado por Movistar+, junto al instituto de investigación 40dB, con motivo del estreno, el próximo 14 de febrero, de la tercera temporada de esta comedia.
Los datos revelan que, además, sufrimos más por vergüenza ajena que por la propia. Dos de cada tres personas reconocen haber pasado vergüenza ajena durante el año pasado frente a una de cada dos que dicen haber tenido vergüenza. 
Nos vemos más sociables o pasionales antes que vergonzosos (el 91 por ciento considera que somos sociables, un 90,9 ruidosos, un 84 por ciento pasionales y sólo el 19,2 vergonzosos); y la vergüenza, aunque contiene, no detiene.
Para los encuestados, la situación que más vergüenza ajena provoca es cuando un amigo pierde el control por el alcohol. El 58,7 por ciento reconocer haber vivido un momento ¡Tierra, trágame! cuando ha sido testigo de una situación así.
A este momento incómodo, le siguen que un conocido haga comentarios machistas, racistas o clasistas (56,5 por ciento), que alguien sin gracia trate de hacerse el gracioso (56,1 por ciento) o que alguien alardee de lo que tiene (53,9 por ciento). 
En esta tercera temporada de la serie, la vergüenza escala a una dimensión nacional, con una trama que se vuelve más compleja, adictiva y disfrutable, y que se abre a nuevos géneros como el thriller.
Jesús, su protagonista interpretado por el actor Javier Gutiérrez, es capaz de hacer a cualquier cosa por evitar una situación vergonzosa. Tanto es así que, en esta nueva entrega, una cadena de meteduras de pata y de no saber reconocerlas, le complicará la vida de una manera sorprendente hasta el límite de convertirse en el hombre más buscado.
Jesús pierde los papeles con Yusuf delante de toda España y lo que antes eran pequeñas inconveniencias sonrojantes, ahora es un tropiezo mayúsculo que coloca al protagonista como el hombre más odiado de España. Jesús es, inevitablemente, la vergüenza nacional. Una situación explosiva con consecuencias imprevisibles para él y para Nuria. 
familia política. Las personas que no tenemos cerca en nuestro día a día como los políticos, famosos o personas desconocidas son los que generan más vergüenza ajena.
¿Y qué ocurre con nuestros allegados? Entre la gente más cercana, es la familia política la que genera más vergüenza ajena frente a los hijos que, por el contrario, son los que menos colores nos sacan.
La serie, ganadora de cuatro Premios Feroz además del Fotogramas de Plata y el premio de la Unión de Actores para Malena Alterio, tendrá seis nuevos episodios en los que la vergüenza alcanza una dimensión inusitada. 
Junto a Javier Gutiérrez (Jesús) y Malena Alterio (Nuria) en el papel de la pareja protagonista, de nuevo volveremos a ver a Yannick Nguenkam (Yusuf), Vito Sanz (Óscar), Miguel Rellán (Carlos), Lola Casamayor (Mari Carmen), Enric Benavent (Francisco), Resu Morales (Aurora), Pol López (Francisco), Teresa Cuesta (Vanessa) y Teresa Hurtado de Ory (María).
Para sus creadores, Álvaro Fernández-Armero y Juan Cavestany, el objetivo de la temporada no es dar más vergüenza que las anteriores, sino dar una vuelta de tuerca a la ficción. "Hemos pretendido sorprender a los espectadores, que no sepan por dónde les vamos a ir llevando. La temporada empieza con Jesús haciéndose famoso en toda España a su pesar, contando likes, codeándose con celebrities y regodeándose en el que hablen de mí aunque sea mal".
A partir de ahí la trama va adquiriendo la forma de un tablero de Cluedo, en el que todos son sospechosos de haber hecho algo irreversible y en el que Jesús se verá obligado a confrontar su propio sentimiento de vergüenza. Lo cómico y lo trágico se dan la mano en una culminación heroica.
"Nos hemos separado sin prejuicios de las tramas y mecanismos habituales para reencontrarnos con el punto de partida, la esencia primigenia de nuestro concepto: ¿hasta dónde se puede llegar por vergüenza?".