Ana y los 29

Alberto Moreno
-

La exatleta Ana Isabel Alonso fue la madrina de honor una prueba que batió de nuevo records

Ana y los 29 - Foto: Sara Muniosguren

Ana y los siete era una serie televisiva de principios de siglo protagonizada por la bióloga y actriz Ana Obregón. Ana y los veintinueve se refiere a la  campeonísima exatleta palentina Ana Isabel Alonso que junto a otros 29 locos (entre ellos sus dos hijos, Elia y José Iván) se lanzó a las aguas del Canal de Castilla para formar parte de una actividad solidaria, el noveno Chapuzón Navideño.
La de Villaherreros era todo raza cuando dominaba las pruebas de fondo del atletismo español (incluida la maratón, cuyo récord sigue poseyendo) y lo sigue siendo retirada de la alta competición, no de la actividad atlética, dado que sigue tomando parte en pruebas populares.
Novena edición que ha calado (nunca mejor dicho) entre los palentinos, que cada vez acuden en mayor número a presenciar este baño solidario, de agua y de masas. No hay clasificaciones, no hay otra meta que intentar completar los 120 metros y apoyar a una causa. En este caso, la organización, el Club Oca SOS y Skull Team, quiso que los agraciados con el dinero conseguido fuese para la Asociación de la Fibromialgia de Palencia, que puso un stand con venta de productos y sorteo, para hacer visible esta enfermedad.
De los 33 preinscritos, se lanzaron al agua a ocho grados de temperatura treinta. Hasta cinco bellos cisnes le daban al evento un toque de cuento de hadas con príncipes y princesas.Unos, con un bañador convencional como única vestimenta, otros con neopreno . El día, climatológicamente hablando, acompañó, casi veraniego.
Ana Isabel Alonso (como en su momento lo hiciese José María Ibáñez Arenas, que prepara otro actividad de ultrafondo solidaria) no quiso quedarse  en poner su nombre para ser la madrina, sino tomar parte de forma activa. Se tiró al agua, con neopreno,  y completó todo el recorrido. «Si hay que hacer una locura, qué mejor que por esta bella causa solidaria. He logrado completar los 120 metros con cierta precaución ante lo desconocido. Yo nado muy mal y tenía algo de miedo.Me han arropado mis dos hijos. He hecho una pequeña parada, pero por precaución. No he tenido mucho frío, la verdad.Posiblemente haya pasado más en alguna prueba atlética en mi carrera. Por mí, me tiraba al agua otra vez. El año que viene igual repetimos. La experiencia es maravillosa».
Toca ahora hacer cuentas. La Caixa dará a conocer dentro de unos días la cantidad que aportará para apoyar esta noble causas y hay que hacer cuentas de la solidaridad de los asistentes.