scorecardresearch

Tesoros de norte a sur

A. Benito
-

Natural de Barruelo y afincada en Palencia desde pequeña, la educadora social Lara Andreu compagina su trabajo en la Cruz Roja de León con un máster en Violencia de Género. Hoy comparte con los lectores de DP sus diez lugares favoritos

Tesoros de norte a sur

PASIONES Natural de Barruelo, de pequeña se asentó junto a sus padres en Palencia. En la capital estudió Educación Social y ahora está sacándose un máster en Violencia de Género por la Universidad Internacional de Valencia. Vivió dos años en Melilla, ciudad a la que se siente muy vinculada, y actualmente trabaja con personas drogodependientes para la Cruz Roja de León.

 

TRAYECTORIA Viajar, pasar el tiempo con su familia y amigos y volver a casa cada vez que puede son las aficiones de esta joven apasionada de su trabajo a la que le encanta ayudar a quienes necesitan una segunda oportunidad.

 

1. Museo Minero y Mina Visitable de Barruelo de Santullán.  «Mis tíos fueron mineros, pero cuando era pequeña no sabía muy bien qué hacían. El Museo Minero y la Mina Visitable, en su conjunto, es uno de mis lugares favoritos porque ofrece un recorrido por este oficio y algunos de sus procesos. Recomiendo su visita porque se trata de espacios que abordan el tema del carbón de manera muy interactiva. Creo que son sitios muy importantes para conocer la cuenca minera palentina y el carácter de la gente que habita en ella».


2. Monumento del Cristo del Otero. «Durante 17 años viví en el barrio del Cristo, donde tengo muy buenas amistades. A pesar de su mala fama, nunca he tenido ningún problema, todo lo contrario. Su emblema es el monumento del Cristo del Otero, la estatua más alta de Europa y la segunda más elevada del mundo, por detrás del Cristo Redentor de Río de Janeiro. Se trata de un sitio muy especial para mí».


3. Brañosera.  «Fue el primer municipio de España y, además, es un pueblo muy bonito gracias a sus casas de piedra y al entorno que lo rodea. Cuenta con varios restaurantes en los que se puede disfrutar de la gastronomía típica de la zona. Cualquiera de ellos es una buena elección, aunque en general se come muy bien en toda la Montaña Palentina. Goza de una naturaleza maravillosa, todo lo que le rodea es verde, y es el lugar perfecto para encontrar un poco de paz».


4. Golobar.  «Le tengo mucho aprecio a este lugar porque de pequeña, cuando nevaba, siempre me subían a tirarme con plásticos ladera abajo. Me da mucha pena que el refugio nunca llegara a convertirse en una realidad y la imagen de abandono que proyecta en la actualidad, incluso se puede ver la estructura de lo que iba a ser el telesilla. En cualquier caso, creo que la visita en invierno es obligatoria, sobre todo para los que quieran disfrutar de la nieve».


5. Catedral de San Antolín. «Dentro hay una estatua de una joven a la que, si le tiras de la trenza, te da suerte en los estudios. A mí me llevó mi madre, pero no me sirvió de mucho porque repetí 2º de Bachillerato, pero me parece una costumbre curiosa. Aparte, la catedral dedicada al patrono de Palencia es conocida como la Bella Desconocida por los tesoros que esconde, como el fotógrafo que hay en una de las gárgolas o las obras que alberga en su interior. La catedral de San Antolín es la tercera más grande de España, después de Toledo y Sevilla, así que creo que es otra de las visitas obligadas».


6. Embalse de Aguilar.  «Me encanta el pantano de Aguilar, creo que es el lugar perfecto para estar en contacto con la naturaleza. Me gusta mucho el camping Monte Royal y el restaurante Viarce Playa. También sus vistas y el hecho de que se puedan realizar un montón de actividades acuáticas».


7. Santa Cecilia.  «Invito a la gente de fuera y a los propios palentinos a descubrir el románico palentino. Uno de los mejores ejemplos, junto a la iglesia de San Martín de Tours, en Frómista, es la ermita de Santa Cecilia, en Aguilar de Campoo, que además se encuentra a los pies del castillo y junto a algunos de los restos de la muralla. Me parece un emplazamiento precioso».


8. Mosaicos de la Villa Romana La Olmeda.  «El descubrimiento de la Villa Romana La Olmeda es uno de los más importantes de la arqueología moderna. El yacimiento se encuentra en Pedrosa de la Vega, muy cerca de Saldaña. Lo conocí hace muchos años y me quedé muy sorprendida con la visita. La villa en sí es enorme y los mosaicos están muy bien conservados».


9. Canal de Castilla. «Hace muchos años, el colegio nos llevó a Herrera para montar en el barco Marqués de la Ensenada. Además de recorrer el Canal, nos explicaron que esta obra de ingeniería, una de las más importantes del siglo XVIII, servía para transportar el trigo hacia los puertos del norte de España y de ahí al resto de Europa. Además de su interés histórico, en torno al Canal de Castilla se pueden realizar diferentes actividades como rutas en bici o a caballo, tiro con arco, etcétera».


10. Cerrato palentino. «Lo que más me llama la atención son los barrios de bodegas de muchos de los pueblos que conforman esta comarca, declarados Bien de Interés Cultural. En esta zona se producen vinos con denominación de origen Cigales y Arlanza. También me encantan los pimientos de Torquemada y los famosos quesos del Cerrato».