scorecardresearch

Cómo debe ser tu champú según el tipo de cabello que tengas

Europa Press
-

Cómo debe ser tu champú según el tipo de cabello que tengas

No todos los champús son indicados para cualquier tipo de cabellos. Y es que dependiendo de si tienes el pelo fino, débil, graso, seco, rubio, moreno, teñido o con tendencia a caerse, debemos usar un producto u otro. Sin embargo, muchas veces desconocemos unas particularidades propias de cada tipo de pelo que ahora te desvelamos de la mano de tres expertos en peluquería, para descubrir qué tipo de champú es el más adecuado para sacar todo el partido posible a nuestra melena.

Champús para cabellos secos y dañados

El pelo seco es más frágil y se rompe con facilidad, su aspecto se ve apagado y sin brillo, es áspero al tacto y difícil de desenredar, ya que tanto las uniones internas y escamas de la cutícula tienen escasez de agentes nutritivos incluso de materia capilar.

Como nos cuenta Estefanía Martín, estilista del salón 'Menta Beauty Place', "para que la melena muestre su mejor aspecto hay que cuidarla con un buen champú y productos hidratantes y nutritivos, sobre todo si está muy seco debería incluir aceites de karité, abisinia, almendras, argán, coco o aguacate, que aportan brillo e hidratación al cabello, incluso combinarlos con champús fortalecedores o reparadores con mayor concentración de proteína, queratína o colágeno".

Otros consejos para prevenir la deshidratación capilar sería evitar la exposición solar prolongada, el uso frecuente de secadores y planchas o cortar el cabello a menudo si se tienen las puntas abiertas y secas.

 

Champús para cabellos rubios

Sonia Atanes, directora del salón de taninoplastia SAHB en Madrid, considera que hay que diferenciar los champús matizadores de los de mantenimiento: "Los primeros hay que utilizarlos con mucha precaución y bajo las indicaciones de nuestra peluquera, ya que podríamos generar tonos no deseados. En cambio, los de mantenimiento con color son perfectos para cuidar tanto la calidad del cabello como el color. Estos últimos también van muy bien a los cabellos blancos ya que no les cambia el reflejo".

 

Champús anti-caída

Aunque pueda parecer lo contrario, existe una gran variedad entre los champús anti-caída: "Antes de elegir uno, hay que valorar como está tratado el pelo, si es natural o si lleva algún tratamiento de alisado o color, ya que a veces al tratar un problema generamos otro. También debemos observar sus principios activos para no alterarlo" - comenta Sonia Atanes.

 

Champús para cabello graso

Si tienes problemas de grasa, David Lesur, de los salones David Künzle, recomienda mejor usar un champú regulador del ph del cuero cabelludo, un voluminizador de raíz o específico para pelo graso: "A ser posible sin sulfatos ni siliconas, de preferencia origen natural. Una vez lo tengamos, hacer un masaje suave sin frotar con agua tibia porque demasiado calor provocaría un exceso de seborrea y demasiado fría no lavaría suficiente. Usar si fuera necesario un acondicionador solamente en las zonas secas como medios y puntas. Y muy importante, no aplicarse lacas, geles o espumas que ensucian el pelo. Tampoco tocarse la melena todo el rato".

 

Champús para cabello encrespado y rebelde

Lo primero para luchar contra el encrespamiento es hidratar en profundidad, utilizando un champú anti frizz con aceite natural, camelia o karité: "Y usar siempre acondicionador y mascarillas de la misma línea que el champú, acabando con aceite de peinado o coco. Finalmente, nunca cepillar en seco una vez peinada" - matiza David Lesur.