90.000€ para carreteras de Astudillo y Boadilla del Camino

DP
-

Son obras para evitar el deterioro del firme y el atropello de peatones y peregrinos

90.000€ para carreteras de Astudillo y Boadilla del Camino

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente invertirá 48.132 euros en la ejecución de las obras para el acondicionamiento del firme de la antigua carretera P-405, de Palencia al límite con Burgos, en concreto en el tramo de Astudillo P-431 hasta la provincia burgalesa, en unos 900 metros de longitud.  
La carreta P-405 tiene una longitud total de 35,480 kilómetros entre su inicio, en  Palencia y el límite de la provincia de Burgos, con dirección a la localidad de Villadiego. Ya en el año 2010 se realizó un refuerzo de esta carretera, dejando este tramo para acceso a una zona recreativa en las orillas del río Pisuerga y para el acceso a varias fincas agrícolas. La sección pavimentada actual es variable, con una media de 5,30 metros de calzada con un carril por sentido, en un tramo de 900 metros sin arcenes ni bermas.  
Como consecuencia de las lluvias que tuvieron lugar en el mes de febrero, dicho tramo ha quedado en unas condiciones muy deterioradas y con el firme irregular. Por tanto, se hace necesaria la actuación de renovación superficial del firme de unos 900 metros, con el fin de obtener una rodadura adecuada y segura a los vehículos y evitar que el deterioro afecte a toda su estructura.
En boadilla del camino. A estas obras hay que sumar que la Junta también está ejecutando, por un importe de 39.611 euros, la mejora de márgenes de la carretera de titularidad autonómica, P-403, en concreto del tramo de la P-431 al límite con la provincia de Burgos, en Boadilla del Camino. Esta actuación se enmarca en el del Plan para mejorar el Camino de Santiago.
Esta carretera atraviesa la zona urbana de Boadilla. Los márgenes de la carretera están en malas condiciones, sin canalización de aguas pluviales y realizándose la evacuación de las mismas en superficie.
La coexistencia en la travesía del tráfico rodado y peatonal, origina un claro riesgo de atropello para los peatones, por lo que requiere la diferenciación de ambos tráficos, por lo que es necesario la adecuación de la margen izquierda de la carretera, mediante la ejecución de aceras. Para garantizar la seguridad vial durante la ejecución de los trabajos, se instalará señalización de obra, para corte de carril, y señalistas de tráfico, que garanticen la correcta circulación por la calzada.