Superhéroes sin capa

A. Benito
-

Un proyecto del CEIP Nuestra Señora de La Piedad ha concluido con la entrega de 23 chemobox al Hospital Clínico de Valladolid. Se trata de cajas para portar la medicina con la que se trata a los niños enfermos de cáncer

Superhéroes sin capa

Hay superhéroes con capa y otros que no la necesitan. El CEIP Nuestra Señora de La Piedad de Herrera lleva tiempo implantando líneas de innovación educativa centradas en la impresión 3D. Una estrategia que el centro ha decidido enfocar hacia la solidaridad, haciendo que la formación de los más pequeños sea también una manera de ayudar a los demás.
Educar en valores y hacer del espacio escolar un lugar desde el que mejorar la vida de quienes lo tienen más difícil es la apuesta de un colegio que ha recibido numerosos reconocimientos gracias al esfuerzo de profesores y alumnos por llevar a cabo proyectos como Aprendemos Motivados Innovando, gracias al cual los estudiantes herrerenses elaboraron con la ayuda de impresoras 3D varias manos robóticas para personas amputadas en Kenia.
En este curso, los jóvenes han participado en una iniciativa gamificada en torno a los superhéroes que ha concluido con la entrega al Hospital Clínico de Valladolid de 23 chemobox, o lo que es lo mismo,  cajas de quimioterapia para portar la medicina con la que se trata a los niños enfermos de cáncer.
Superhéroes sin capaSuperhéroes sin capa"A lo largo de todo el año, los chicos han tenido que ir superando retos relacionados con la salud, la historia local y la convivencia para conseguir su traje de superhéroe", apunta Javier García, uno de los impulsores de un proyecto en el que, de una forma u otra, ha participado todo el centro, desde los alumnos de 1º de Infantil, hasta los de 6º de Primaria.
"En esta ocasión, creímos oportuno utilizar nuestros conocimientos en impresión 3D para construir las chemobox y diseñar el dibujo que las decora. Y es que, de alguna forma, estos aparatos ayudan a los niños a enfrentar el tratamiento de una manera más positiva, puesto que les hace pensar que en su interior se esconde algo así como una fórmula secreta para hacerles más fuertes", continúa García, a la vez que apunta que como complemento a la iniciativa, también se abrió la posibilidad a las familias de apadrinar las cajas.  
Los donativos obtenidos mediante esta estrategia se han sumado a lo recaudado a través de la carrera solidaria que tuvo lugar a finales del mes de junio, una propuesta que cada vez tiene más aceptación entre los vecinos de la localidad. Así, el CEIP Nuestra Señora de La Piedad pudo hacer entrega hace algunas semanas de los casi 1.500 euros recolectados a través de ambas acciones a la Fundación Aladina, una organización independiente nacida en 2005 que presta ayuda a los niños enfermos de cáncer.
Superhéroes sin capaSuperhéroes sin capaEl organismo cuenta en la actualidad con un equipo de de cuatro psicooncólogas que ofrece asistencia profesional y gratuita a los niños, a sus padres y hermanos. Además, Aladina desarrolla un amplio programa de ejercicio físico y se encarga también del acompañamiento emocional y lúdico, de tal forma que los niños y sus familias encuentran en la fundación compañía, diversión y consuelo.
Con respecto a las chemobox, en el año 2013, una agencia de publicidad utilizó superhéroes para animar a los niños enfermos de cáncer en el Hospital A.C. Camargo de São Paulo. Al ver una especie de cápsulas decoradas con motivos de Batman, un padre hizo una petición a través de Twitter: "Quiero una para mi hijo". La respuesta no se hizo esperar y cientos de makers empezaron a elaborar las cajas. 


Superhéroes sin capa
Superhéroes sin capa