«Llevan 30 años riéndose de 140.000 familias»

ALBERTO ABASCAL
-

Cofundador y presidente de Jusapol, Natan Espinosa Pérez, destinado en labores de seguridad ciudadana y adscrito a la comisaría provincial de Palencia, no descarta presentar un conflicto colectivo permanente si el Gobierno desatiende sus demandas

«Llevan 30 años riéndose de 140.000 familias» - Foto: Sara Muniosguren

Hace poco más de un año no existía y nacido a las faldas de la comisaría provincial de la avenida de Asturias, hoy es el sindicato mayoritario tras arrasar en las elecciones celebradas recientemente al Consejo de la Policía Nacional. Justicia Policial (Jupol), el brazo de la asociación Jusapol en el Cuerpo Nacional, ha conseguido mucho más que ocho de los 14 vocales en el Consejo de Policía: salir reforzado en su reclamación de que se tramite una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) -para la que recogieron más de  500.000 firmas- con la que sea una realidad por ley la equiparación salarial real.
Hemos asistido recientemente a la elección del nuevo Consejo Nacional. Jupol es el sindicato que nace de Jusapol. Explíqueme cómo nace Jusapol y luego Jupol y Jucil (Guardia Civil)...
Jusapol es una asociación civil que nació en Palencia en febrero de 2017. La idea partió de un grupo de compañeros de seguridad ciudadana de Escala Básica de la Comisaría de Palencia y en el mes de agosto de ese año extendimos esta asociación con el cuerpo hermano, la Guardia Civil. Como todo el mundo sabe, Jusapol acogió en Palencia la primera asamblea y trazó una línea de trabajo para conseguir la equiparación salarial total, real y completa. Después de manifestaciones, concentraciones y de la recogida de más de 500.000 firmas de la Iniciativa Legislativa Popular que se encuentra en el Congreso; de haber ido a todos los ayuntamientos de España entregando nuestra moción;  o haber ido a los parlamentos autonómicos, nos encontramos que en el mes de febrero de 2018, un año después del nacimiento de Jusapol, conseguimos sentar a todos los sindicatos y asociaciones representativas en una mesa de negociación con el Gobierno para negociar  dicha equiparación salarial. A Jusapol la excluyeron, excusándose de que no éramos representantes legales de los trabajadores puesto que somos una asociación civil, y que no éramos ni sindicato ni asociación representativa. El 12 de marzo, sin estar Jusapol sentado en esa mesa, se firmó un acuerdo de equiparación salarial. Y ese día dejaron a más de 13.000 familias de segunda actividad y reserva fuera del acuerdo, además de mantener abiertas varias  brechas salariales como son las jubilaciones, las pagas extraordinarias,  la cobertura para la asistencia a juicios, los servicios extraordinarios. Ni siquiera mensualmente se equiparan los salarios puesto que de los 807 millones que se incluyeron en este acuerdo están calculados erróneamente si se miran los complementos específicos de las nóminas. 
El Gobierno asegura que un policía nacional y un guardia civil les cuesta a ellos al año 30.000 euros brutos cuando por los complementos específicos son 6.000 euros menos. Estos acuerdos dejaron fuera a los huérfanos de la Policía y la Guardia civil al igual que a  las viudas de ambos Cuerpos. 
¿Y este es el detonante para la aparición de Jupol y Jucil?
Esto es lo que nos llevó a preguntarnos en Jusapol que si se sentaron en esa mesa para negociar una equiparación, nos excluyeron porque no éramos representativos. Firmaron  algo que no es la equiparación salarial. Decidimos entonces construir dos herramientas de representación que es lo que nos queda para estar negociando con el Gobierno. 
El 9 de abril se registró el sindicato de Policía Nacional Jupol, que nació de las bases de Jusapol, siempre diferenciado con directivas independientes, y en agosto nació Jucil, que es la asociación profesional de la Guardia Civil que es la otra herramienta de representación en el Consejo de la Guardia Civil para llegar a esas mesas. Yo he de decir que la directiva de Jusapol y los cargos de Jusapol son independientes a los cargos de Jupol y de Jucil. Han salido de sus bases pero son independientes, Jusapol tiene su directiva pero nunca va a entrar en ningún cargo ni de Jupol ni de Jucil.
 ¿Qué lectura hace de las últimas elecciones celebradas al Consejo Nacional de la Policía?
 Nos hemos presentado con Jupol y puesto que había ya un hartazgo hacia el modelo sindical que durante 30 años no había conseguido casi ninguna mejora, el resultado es que Jupol ha conseguido ser mayoritario en esa mesa. Ha obtenido 30.000 votos de esas elecciones al Consejo. Quiere decirse que tenemos la mitad más uno de ese Consejo, algo que no había ocurrido en las anteriores elecciones. Esto es algo histórico, ya que ningún sindicato de la Policía Nacional y menos con menos de un año de antigüedad de recorrido había conseguido esa mayoría absoluta en el Consejo y equivale a decir no al último acuerdo que se firmó y no al modelo sindical que hay hoy en día.
Reivindicaciones que va a llevar Jupol a la mesa de negociación...
 Ahora mismo, el Gobierno tiene encima de la mesa del Congreso nuestra Iniciativa Legislativa Popular para la equiparación salarial de las policías en España. Y lo que va a hacer Jusapol, por medio de Jupol, es que cuando se constituya la mesa del Consejo, que va a ser a primeros del mes de julio, se le planteará a la Administración un conflicto colectivo permanente hasta que esa ILP se lleve a término para acabar con las  brechas salariales abiertas con nuestros jubilados, con nuestras viudas y nuestros huérfanos. Se va a plantear ese conflicto colectivo y se va a decir que llevan 30 años riéndose de 140.000 familias. 
Le diremos que se han firmado tres acuerdos estériles entre Gobierno y sindicatos (1992, 2005 y  2018) y  ahora tienen una ley que tiene que garantizar esa equiparación salarial. Es una ley, no un acuerdo entre sindicatos y Ministerio del Interior. Una vez conseguida, yo como presidente diré a mi directiva que desaparezca porque el objetivo de Jusapol era conseguir la equiparación salarial. Si mi directiva entiende que con la firma de esa ley no se consigue la equiparación salarial, yo como presidente presentaré mi dimisión. Por lo demás, Jupol, una vez que se obtenga esa firma de la ley, tendrá que pedir a sus socios, como así figura en los estatutos, la continuidad del sindicato. Si los socios votan a favor de que siga el sindicato, Jupol continuará como sindicato pero con otro objetivo diferente, como el cambiar el modelo policial y el modelo sindical.
¿Hay muchas cosas que cambiar en la Policía Nacional?
Hay muchas cosas que cambiar, como por ejemplo el funcionamiento del Consejo de la Policía. Es un funcionamiento arcaico y hay muchísimas leyes en la Policía que hace más de 30 años que no se cambian; por lo tanto hay que modificar el modelo de la policía y el modelo sindical.   Hay que llevar a los sindicatos ese código ético de buenas prácticas y transparencia que está impuesto en Jusapol, en Jucil y en Jupol.
¿Por qué  se vincula a Jusapol o Jupol con partidos como Ciudadanos o  incluso con Vox?
Se trata de una campaña de desprestigio que han lanzado tanto el Gobierno actual como los sindicatos representativos, una campaña de desprestigio en dos sentidos: uno se nos ha tachado de violentos,  agresivos y radicales cuando nuestras concentraciones y manifestaciones han sido pacíficas. De hecho, no hemos tenido ninguna denuncia ni expediente disciplinarios abierto, y, desde el punto de vista político, inicialmente nos vincularon con Podemos, luego que  si somos de Ciudadanos (hay sentencia dictada en Palencia que da la razón a la organización policial contra un medio informativo por esta cuestión). Jusapol es apolítico y neutral y no nos financia ningún partido político, y, lo último, que somos de Vox. 
En definitiva, es una campaña de desprestigio pero sin fundamento. Invitamos a nuestros actos a todos los partidos políticos por igual; cuando invitamos a Vox, al PP,  al PSOE, a Ciudadanos o Upyd, es decir, a todos los partidos. Sí que es cierto que hay algunos partidos políticos que han ido a más manifestaciones y otros a menos pero eso no es culpa nuestra. Incluso  hemos sido capaces de que vaya el Partido Socialista y el PP a las manifestaciones nuestras, como a la de Barcelona del 20 de enero. 
Pero hubo concentraciones organizadas ante las sedes del PSOE y, sin embargo, durante los anteriores ocho años del Gobierno Rajoy no hubo tantas ante sus sedes. ¿Eso a lo mejor distorsiona la realidad?
La primera manifestación de Jusapol acabó en Génova, en la sede del PP.  La primera manifestación multitudinaria en Madrid acabó en Génova porque el PP era el partido del Gobierno entonces. 
También estuvimos en Génova en el PP cuando se firmó el acuerdo de equiparación salarial el 12 de marzo de 2018 y allí acudieron mas de 5.000 policías y guardias civiles diciendo no a ese acuerdo. 
¿Por qué ahora con el PSOE? Los socialistas no nos quisieron recibir en un principio. Están negando esa equiparación salarial y hay que recordarles que ellos cuando estaban en la oposición prometieron o aprobaron o iniciaron en el Senado una ley, una moción al Congreso por la equiparación salarial tasada en 1.800 millones de euros, 1.500 para la equiparación salarial y 300 millones para material que ahora cuando está en el Gobierno se olvida.  Por lo tanto, ¿dónde vamos a protestar? Pues donde está el Gobierno. No es cuestión de siglas ni de colores.
Valore  la equiparación salarial...
La equiparación salarial no solamente la valoró Jusapol, la valoraron sindicatos y asociaciones representativas antes de la firma del acuerdo y nosotros tasamos en 1.500 millones como mínimo esa equiparación salarial. Y  se ha quedado corta con los 807 millones que se ha puesto en esa firma del acuerdo.   Concretamente, en el complemento específico de las nóminas de Policía Nacional y Guardia Civil con respecto a las policías autonómicas, en ese caso los Mossos de Escuadra, hay  una diferencia bruta de más de 600 euros brutos mensuales. Si uno lo multiplica por una media de 140.000 funcionarios entre policías nacionales y guardias civiles y lo multiplica entre doce o catorce pagas, salen 1.100 millones de euros, a eso hay que añadirle las jubilaciones, las pagas extras, las asistencia a juicio, los servicios extraordinarios.
Hemos hablado de la equiparación salarial, ¿pero hay más cosas que cambiar y mejorar en las fuerzas de seguridad del Estado?
Sí, hay muchísimas cosas que mejorar porque como he dicho antes, casi todas las mejoras que se han obtenido desde hace 30 años se han consguido a  rastras de los sindicatos de clase. Por eso, representamos al movimiento de hartazgo de ese modelo sindical. Si Jusapol ha salido aquí en Palencia por un grupo de compañeros de Seguridad Ciudadana es porque hemos dicho ¡basta ya! a ese modelo sindical porque no se había conseguido casi nada desde el año 1992.
Solicitan la equiparación salarial con las comunidades autónomas, Mossos de Escuadra, Ertzaintza, policías locales..., ¿ellos, de alguna manera, también os apoyan?
Ellos, de momento, se mantienen al margen.
¿La equiparación salarial llegará este legislatura? 
Nosotros queremos que en menos de un año esa ley se lleve a cabo  porque, como ya digo, le vamos a plantear un conflicto colectivo permanente a la Administración y no lo vamos a levantar hasta que esa ley se firme. 
Habla de conflicto colectivo permanente, ¿qué tipo de conflicto podía desencadenarse?
Jupol lo va a plantear pero en ningún momento va a perjudicar al ciudadano. Lo que hará es deteriorar la relación entre el Gobierno y la Policía Nacional.  Esto va a afectar que todo lo que se tramite, todas las condiciones laborales que negocie la Administración con la Policía Nacional se paralizarán.  Por lo demás, que el Gobierno que entre ahora, que tenga presente que este movimiento no va a parar hasta conseguir esa ley de equiparación salarial. Este movimiento lo único que ha hecho es ir de menos a más. Llevamos más de 200 concentraciones y manifestaciones por todo el territorio nacional y prueba de ello es que en la última, después de 200 concentraciones, el 6 de abril en Madrid se pudo ver  la mayor asistencia quizás de policías en Europa y en el mundo. Que tenga claro el Gobierno que queremos la igualdad y esa igualdad la tenemos mas que asumida.