Los discapacitados exigen un lenguaje menos técnico

ALBERTO ABASCAL
-

El Museo del Agua acoge una jornada, organizada por la Fundación San Cebrián, en la que participan abogados, jueces, fiscales y cuerpos de seguridad

La falta de tiempos para explicarse, el lenguaje excesivamente técnico o la carencia de una información clara y en términos que puedan comprender son algunas de las barreras que se encuentran las personas con discapacidad intelectual a lo largo de un proceso judicial, ya sea como víctimas, como testigos o como infractores. 
Por este motivo, el grupo Fundación San Cebrián, la Fundación Alapar y la Asociación Amudis, con la colaboración del Colegio de Abogados, organizó ayer en el Museo del Agua la jornada Acceso a la Justicia de las personas con discapacidad intelectual, dirigida a jueces, fiscales, abogados, cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y entidades sociales interesadas en este asunto. 

El objetivo de esta jornada era poner sobre la mesa la actual situación de las personas con discapacidad intelectual ante la justicia, y ofrecer una serie de pautas y orientaciones a los diferentes colectivos ante casos particulares con personas con discapacidad intelectual. Entre las recomendaciones que se ofrecieron destacaron el efectuar una evaluación de las capacidades de la persona para prestar declaración y de los apoyos necesarios; hacer uso de salas amigables durante las exploraciones y entrevistas; permitir el acompañamiento de la persona durante sus intervenciones por una figura de su confianza y/o referencia; o procurar que las entrevistas con las personas sean efectuadas a través de expertos en discapacidad intelectual
Jacobo Cedra, abogado y director de la unida de atención a víctimas con discapacidad intelectual de la Fundación Alapar, aseguró antes de iniciarse la jornada que el propósito de la misma era «proponer» una serie de apoyos que permiten acceder a la Justicia a las víctimas con discapacidad». 
«Tenemos que mostrarnos sensibles a todos los colectivos implicados», apuntó Cedra, quien añadió que la situación «va mejorando puesto que todos se ven adaptando a los procedimientos».
En definitiva, el fin último es avanzar hacia la igualdad de condiciones, por lo que se proporcionaron herramientas a los estamentos implicados para que promuevan la disminución o eliminación de estas barreras.