El mantenimiento de varias líneas del AVE costará 4,8M€

DP
-

El contrato para la conservación de catenarias tiene una duración de 48 meses

El mantenimiento de varias líneas del AVE costará 4,8M€ - Foto: Á“scar Navarro


El consejo de administración de Adif ha aprobado durante la celebración de su última reunión la adjudicación del contrato de servicios para el mantenimiento de la catenaria o línea aérea de contacto (LAC) y las instalaciones asociadas en las líneas de alta velocidad Valladolid-León y Venta de Baños-Burgos, ambas inscritas en el corredor norte-noroeste de alta velocidad.
Este contrato ha sido adjudicado a la Unión Temporal de Empresas (UTE) integrada por Control y Montajes Industriales (CYMI) y Sociedad Española de Montajes Industriales, por un importe de 4.753.395,06 euros (IVA incluido) y un plazo de ejecución de 48 meses.
El objeto del contrato es mantener en perfecto estado de conservación y funcionalidad los sistemas y equipos que componen la Línea Aérea de Contacto y sus instalaciones asociadas. 
El mantenimiento, tanto preventivo como correctivo incluido en esta adjudicación, afecta concretamente a los postes ménsulas y aisladores, el sustentador, el hilo de contacto, las péndolas y los cables de tierra, los equipos de compensación y los circuitos de retorno de la línea área de contacto.
Además, la UTE tendrá que hacerse cargo del alumbrado en túneles, más específicamente de las luminarias, los cables, el armario y los equipos de control y en lo referente a la calefacción de agujas en túneles, se encargará de las resistencias calefactoras, los cables, armarios y equipos de control.
PALENCIA-MEDINA.  Por otra parte, el candidato socialista al Congreso por Valladolid, Javier Izquierdo,  mostró ayer su compromiso con el corredor ferroviario Palencia-Medina del Campo por el que aboga CCOO y ha atribuido para mejorar éste y otros servicios como los de cercanías o media distancia a la falta de trenes después de la paralización de las compras de convoyes por parte del Gobierno de Mariano Rajoy.
Izquierdo criticó que después de siete años de gobierno «de la derecha» los últimos trenes que se compraran fueran en 2014 y además sólo para alta velocidad, lo que a su juicio supone un «abandono claro» de la apuesta por la movilidad sostenible como es la de las cercanías que ha perjudicado a las grandes urbes y a otras zonas ante la dificultad de hacer mejoras, como es el caso del corredor Valladolid-Palencia.