Bien pintados y en regla

Rubén Abad
-
Bien pintados y en regla - Foto: Sara Muniosguren

Los pasos para peatones recuperan sus rayas en el barrio de San Juanillo tras días de incertidumbre entre los peatones

El barrio de San Juanillo ha puesto fin a la incertidumbre que ha rodeado a los vecinos de la ciudad a la hora de cruzar de un lado a otro de la calle durante las últimas semanas, pues las obras del plan de asfaltado municipal les habían dejado sin pasos para peatones, con el correspondiente peligro y riesgo para la integridad física que esto supone para los viandantes.
Diario Palentino alertaba de esta situación en su edición de ayer y daba cuenta de ello en su fotografía principal de portada. Puede que sea por pura casualidad, o puede que desde la Concejalía de Obras y el Ayuntamiento capitalino hayan tomado cartas en el asunto para dar solución a una situación que se prolongaba más de los deseado tras haber leído el periódico.
Lo cierto es que ayer los operarios que se encargan de repintar la señalización horizontal de las calles y avenidas recién asfaltadas se afanaban en delimitar nuevamente los pasos para peatones y el resto de marcas viales que garantizan -o al menos eso pretenden- una convivencia pacífica entre peatones y conductores.
El problema no estaba tanto en los lugares regulados por semáforos, pues estos se encargan de indicar quién tiene preferencia en cada momento. El principal contratiempo se lo encontraban los vecinos que, por costumbre o rutina, acudían al punto por el que siempre cruzaban y se encontraban con que el paso de cebra, ese que han pateado una y mil veces, había desaparecido del mapa.
¿Qué pasa en esta situación?Si no está pintado, no existe, según la norma. Por lo tanto, mejor mirar bien a izquierda y derecha y cerciorarse de que no vienen vehículos antes de cruzar. Mejor prevenir que lamentarse.