Trucha 'made in' Villaescusa de las Torres

A. Benito
-

El objetivo de Piscifactoría Campoo para los próximos años es maximizar su producción. La compañía recibió ayer la visita del delegado territorial de la Junta

Trucha 'made in' Villaescusa de las Torres

Aunque es una especie originaria de América del Norte, ya casi podemos considerarla nuestra, dado que fue introducida en España por la administración en los años 60. La trucha arcoiris es la clase de pescado más cultivada en la Unión Europea, y la Montaña Palentina es, precisamente, uno de los lugares donde se cría y desde el que, posteriormente, se comercializa gracias a Piscifactoría Campoo. 
Una empresa ubicada en Villaescusa de las Torres que ayer recibió la visita del delegado territorial de la Junta y con la que la Consejería de Agricultura y Ganadería colabora desde hace años a través de subvenciones que se han destinado a la mejora de las instalaciones, la modernización del proceso productivo, la automatización de los procesos de fileteado o la puesta en marcha de proyectos de I+D+I.
En este sentido, la intención de esta compañía familiar que nació en 1978 y cuenta en la actualidad con más de una treintena de trabajadores es "maximizar una producción que, anualmente, oscila entre las 1.000 y las 1.300 toneladas de producto en vivo", tal y como explicó ayer Pedro Sánchez, gerente de una firma que también cuenta con un centro de trabajo en Villafría de la Peña dedicado al alevinaje, o lo que es lo mismo, a la cría de la trucha desde que es hueva hasta que llega a los 80 o 100 gramos. 
Además de recorrer las instalaciones, Luis Domingo González, acompañado del jefe del Servicio Territorial de Agricultura, José Félix de la Cruz, y de la alcaldesa de Aguilar, María José Ortega, pudo ver el trabajo que se realiza día a día en esta piscifactoría integrada por 44 estanques de los que se extraen ejemplares de todos los tamaños para comercializar truchas de ración, filetes de trucha o piezas más grandes para hornear. 
Asimismo, hace ya varios años que esta empresa que distribuye a mayoristas, restaurantes y otras piscifactorias y empresas de Palencia, Valladolid, León Cantabria, Madrid, Málaga o Valencia y que exporta principalmente a Francia, aunque sus productos también han llegado a Polonia, Rusia o Letonia, puso en marcha varias líneas para la elaboración de ahumados, patés y pasteles de trucha.
En los últimos cinco años, la institución regional ha destinado más de 400.000 euros a apoyar la actividad de esta compañía cuyos productos transformados se comercializan bajo la marca Las Nieves.