Un mundo nuevo

Sara Borondo
-

El juego que arrasa entre los más jóvenes desapareció un par de días antes de comenzar el segundo capítulo

Un mundo nuevo

La temporada 10 de Fortnite Battle Royale terminó el 13 de octubre con el fin del juego. Los jugadores vieron en directo cómo iba destruyéndose el mapa con la explosión de múltiples cohetes hasta que todo fue absorbido por un agujero negro, incluidos los personajes de los jugadores que había en ese momento en las partidas, la página web del juego desapareció y las cuentas en las redes sociales de Fortnite eliminaron todos los mensajes. Millones de jugadores estuvieron dos días mirando las pantallas en negro esperando que algo sucediera y preguntándose si recuperarían sus personajes y todo lo que se había vaporizado. 
Lo más avezados descubrieron que introduciendo el llamado Código Konami, que consiste en pulsar una serie de teclas en un orden determinado, podían jugar a un matamarcianos con el agujero negro de fondo.
Fortnite es un juego en constante evolución, cada temporada suceden eventos que solo se producen una vez y que únicamente ven quienes estén jugando en ese momento. Esta sensación de perderse lo que sucede si no se está conectado es una de las razones que mantiene a los participantes pendientes de Fortnite.
Un mundo nuevoUn mundo nuevoLa manera en que Epic Games está gestionando el juego es digna de estudiar como ejemplo de éxito de marketing. La propuesta de 100 jugadores lanzándose al principio de la partida a una isla y empezando a luchar entre sí de forma que el ganador es el último que queda vivo ha convencido en dos años a 2.000 millones de usuarios. Temporada tras temporada el estudio fue cambiando algunas partes del mapa con la aparición de desiertos, un volcán que erupcionó, hubo lluvias de meteoritos, zombis, cohetes espaciales, misteriosos cubos gigantescos que se desplazaban y acababan formando islas flotantes con partes del mapa, grietas espacio temporales… lo que supone una cantidad ímproba de trabajo para el estudio.
Fortnite Battle Royale es gratis, pero sí hay que pagar por comprar picos, bailes, ropa o planeadores y para conseguir el pase de batalla, que dan acceso a desafíos exclusivos y más recompensas por nivel. Epic es el estudio que creó hace más de una década la serie Gears of War y también el desarrollador del motor gráfico más utilizado, Unreal. Ahora, con todas las ganancias que proporciona Fortnite Battle Royale, ha abierto la Epic Games Store, tienda digital de videojuegos con la que ha plantado cara a la tienda Steam de Valve. Con unos beneficios anuales que se calculan en 3.000 millones de dólares, en buena medida gracias a Fortnite, cuesta pensar que Epic acabase con la gallina de los huevos de oro destruyendo el juego.
Evidentemente, no lo hizo. Dos días después del evento llamado El Fin comenzó Fortnite Capítulo 2, Nuevo Mundo, con diferentes mapas y mecánicas que animan más a la cooperación, talando árboles con otros jugadores o incluso llevándolos en hombros. En la isla actual ya no están muchas de las ubicaciones anteriores y, además, para descubrirlo todo hay que recorrer las zonas en cada partida. Todas las acciones que se realicen proporcionan experiencia, los desafíos han desaparecido y los ha sustituido una medalla de tarjeta perforada con 10 tiques de distintos retos que parten de cero cada día.
El capítulo 2 de Fortnite Battle Royale permite más acciones a los jugadores, como esconderse dentro de contenedores abiertos, nadar, pescar peces y armas o mejorar la rareza de las armas en bancos de trabajo utilizando madera, piedra y metal recogidos durante la partida. La lancha es un vehículo nuevo que puede ir por agua o por tierra y llevar pasajeros.