Un centro convertirá a la ciudad en referente del café

Laura Burón
-
Un centro convertirá a la ciudad en referente del café - Foto: Sara Muniosguren

El Efides acogerá un espacio en el que Cetece, en colaboración con SEDA y Prosol, impartirá el certificado de profesionalidad que permitirá a los alumnos trabajar en estas empresas

El Ayuntamiento firmó ayer un convenio de cesión de un espacio del centro Efides al Centro Tecnológico de Cereales de Castilla y León (Cetece) quien facilitará el uso compartido a las firmas Prosol y SEDA con la finalidad de «hacer de Palencia la ciudad del café», como afirmó el alcalde de la ciudad, Alfonso Polanco. 
De esta forma, el trabajo que comenzó a gestarse hace un año se concreta con la firma de este convenio que convertirá a Palencia en una ciudad pionera al disponer del primer centro tecnológico de formación e I+D del sector del café, como explicó el presidente del Cetece, Francisco Javier Labarga. «Los implicados llevamos un año trabajando en las necesidades formativas de Prosol y SEDA para poder poner en marcha un certificado de profesionalidad», señaló, explicando que se trataría a algo similar a lo que hace 20 años comenzó el propio Cetece. 
De esta manera y si todo transcurre según los previsto, a finales de este año, los 15 primeros alumnos comenzarán a recibir las clases para la obtención del certificado de profesionalidad  denominado Fabricación de productos de cafés y sucedáneos, homologado por la Junta de Castilla y León y que les habilitará para poder trabajar en las firmas que colaboran con esta iniciativa. Hasta entonces, varios profesores universitarios trabajarán en el currículo y el plan de estudios que se llevará a cabo, mientras que la equipación del espacio se relizará gracias a los fondos europeos Edusi. Además, este centro tecnológico también servirá para «el reciclaje de los propios trabajadores de ambas empresas, puesto que será un centro de I+D con una inversión importante», apuntó Labarga.
Alfonso Polanco afirmó que esta iniciativa es «otro de los grandes proyectos que salen adelante gracias a la Agencia de Desarrollo Local, con el objetivo de fomentar la actividad económica y facilitar la integración en el mercado laboral mediante la formación». El regidor incidió en que este convenio consigue que Palencia «se sitúe como la ciudad del café», y anunció que este es el primer paso para otro tipo de actividades vinculadas a la cultura y la gastronomía de este producto. 
Dos líderes europeos. Para reforzar sus palabras, recordó que SEDA y Prosol son dos de las cinco empresas más grandes de Europa en el ámbito del café. Polanco también afirmó que este centro no solo fomentará la formación, sino también «el talento y la innovación. Este centro tecnológico está vinculado a un producto de máxima calidad y con valor añadido, y la formación es clave para eso», dijo. 
Por su parte, la consejera delegada de Prosol, Rocío Hervella, aseguró que la puesta en marcha de esta iniciativa es «un hito para Palencia, que se convierte en el centro neurálgico del café gracias también a dos empresas cafeteras que son las que más inversión han acometido en los últimos diez años», explicó. Insistió en que la firma del convenio marca «un punto de inflexión» y que este es un «proyecto colaborativo muy transversal que convierte a la ciudad en foco de la innovación, además de ser un revulsivo», afirmó Hervella que destacó que de esta manera también devuelven parte de lo que reciben de la zona y muestran su compromiso real con la formación en un sector cambiante.
Por su parte, el representante de SEDA, Enrique Miranda, afirmó que este «es un proyecto serio y bien preparado». Asimismo, quiso hacer hincapié en la importancia de la formación, ya que «cualquier empresa puede comprar maquinaria pero lo que nos hace líderes en Europa es la calidad del personal». De la misma manera, insistió en que este centro tecnológico «será referente en España y visto desde Europa como el centro neurálgico del café», para luego mostrar su agradecimiento por colaborar en esta iniciativa «que prepara a la gente joven para una tecnología compleja y ayuda a fijar población», concluyó.