Los votantes eligen hoy a 1.005 ediles en los 191 municipios

Carlos H. Sanz
-

134.287 palentinos y 416 extranjeros residentes en Palencia están llamados hoy a las urnas para decidir sus ayuntamientos

Los votantes eligen hoy a 1.005 ediles en los 191 municipios - Foto: Á“scar Navarro

Llegó el día D. Los 134.703 electores llamados hoy a la urnas en la provincia -4.826 lo harán por primera vez- elegirán con su voto a los 1.005 concejales que conformarán los ayuntamientos a partir del 15 de junio, día en el que se constituirán oficialmente, según marca la ley electoral. 
Más de un millar de ediles que durante los próximos cuatro años asumirán la gestión de sus municipios. Unos al frente del equipo de Gobierno y otros en la oposición, pero todos necesarios para garantizar que la administración más cercana al ciudadanos cumpla sus funciones.
Es el último censo oficial, el aprobado por el Consejo de Ministros y con fecha del 1 de enero de 2018, el que determina el número de concejales que se disputan en estas elecciones municipales. Aquí también la pérdida poblacional tiene un efecto directo en el número de ediles de cada ayuntamiento, ya que de los anteriores comicios a estos, la provincia contará con 12 representantes menos.
Ocho son las localidades con cambios en sus próximas corporaciones. Siete de ellas perderán ediles y solo una tendrá que poner más sillas en su salón de plenos a partir del 15 de junio, es Páramo de Boedo, que al incrementar el censo por encima de los 100 vecinos gana dos ediles. 
El resto contarán con menos concejales en sus corporaciones. Magaz de Pisuerga, Torquemada y Villada pasarán de contar con 9 munícipes en sus corporaciones a siete, al haber caído por debajo de la barrera de los 1.000 habitantes.
Villamoronta, La Serna, La Vid de Ojeda y Perales son las otras localidades que tendrán menos concejales. La primera pasa de siete a cinco al bajar de 250 vecinos, y los otros tres pueblos, de cinco a tres, al quedar con 100 o menos habitantes.
Todo porque el tiempo achica los censos de la gran mayoría de pueblos de la provincia. De hecho, si Páramo de Boedo ha sido capaz de superar la barrera de los 100 censados es porque en los últimos cuatro años esta localidad ha ganado más de 30 vecinos, un empujón a su padrón que ha hecho que mañana estén llamado a las urnas 105 personas. 
Sin embargo, una corporación adelgazada no supondrá un gran trauma para estos municipios. «Se puede trabajar igual con nueve que con siete concejales», reconocía a Diario Palentino Jorge Domingo Martínez, alcalde de Torquemada, para quien «lo verdaderamente importante es el problema de fondo, la despoblación y el envejecimiento del censo». 
«Hay mucha gente mayor y pocos nacimientos. Al final, igual que se pierden dos ediles se pueden ganar porque siempre hay oscilaciones en la población, pero atajar la despoblación exige afrontar realidades como las dificultades para impulsar nuevas promociones de viviendas en el pueblo o que la no implantación de la jornada continua en el colegio obligue a muchas familias a matricular a sus hijos donde sí se ha implantado», explicaba el regidor.
Tampoco en Páramo de Boedo tener más ediles es sinónimo de alegría. «El trabajo es el mismo, y más en un pueblo pequeño como Páramo de Boedo, donde los ritmos no cambian, así que simplemente va a significar que las cosas se decidan entre cinco personas en vez de entre tres», comentaba a DP Aurel Truta, su primer edil.
con lupa. El censo es una herramienta esencial en todos los procesos electorales, motivo por el que el Instituto Nacional de Estadística,  a través de su Oficina del Censo Electoral, vigila con atención cambios significativos en la población de los municipios desde seis meses antes de que se celebre las elecciones.
Para esta cita de las municipales, autonómicas y al Parlamento Europeo el INE ha registrado un incremento de residentes «significativo y no justificado» en 7 municipios de la provincia: Valberzoso (Brañosera), Cervatos de la Cueza, Fuentes de Valdepero, Velilla de la Peña (Santibáñez de la Peña), Villafría de la Peña (Santibáñez de la Peña), Villahán y Villarrabé. 
Tal y como exige la ley, la Oficina del Censo comunicó esta situación a la Junta Electoral Central después de que estos ayuntamientos no hayan justificado adecuadamente el incremento del numero de residentes o, directamente, no hayan respondido en tiempo al requerimiento del INE. 
Con este trámite la autoridad ofrece a las candidaturas la posibilidad de impugnar los censos de esos municipios en los que se ha detectado un incremento injustificado del censo, aunque el INEno informa de en qué casos se han cursado alegaciones ni cómo se han resuelto.