Abascal: "Las autonomías nos dividen y nos arruinan"

Ical
-
Acto político del presidente de VOX y candidato a la Presidencia del Gobierno, Santiago Abascal, en el Centro Cultural Miguel Delibes de Valladolid. - Foto: Leticia Pérez (Ical)

El presidente de Vox congregó a cerca de 4.000 personas en el Centro Cultural Miguel Delibes de Valladolid en un acto donde calificó a PP y Cs como sus "adversarios" y al PSOE como "el enemigo"

El presidente de Vox, Santiago Abascal, arremetió hoy en Valladolid contra el estado autonómico: “Las autonomías nos dividen, nos arruinan y nos hacen desiguales”, sentenció en un acto del partido en una abarrotada Sala Sinfónica del Centro Cultural Miguel Delibes donde pidió “defender las fronteras” y una “lengua común”. En ese sentido, aseguró que “hay que volver a mirar a la provincia y apostar por el renacimiento demográfico, mirar por esa España rural que se está vaciando, y por sus tradiciones y ese modo de vivir”.

Abascal arrancó su intervención arremetiendo contra Pedro Sánchez a quien responsabilizó, junto con el PSOE, del “clima de violencia” que está marcando la precampaña y la campaña electoral. “Han pactado con todos los enemigos de España y de la libertad, y han permitido que se envalentonen”, sentenció antes de lamentar los “ataques violentos” que el PP, Ciudadanos y Vox están sufriendo en toda España, ante lo cual se están comportando “con dignidad, con valentía y de manera pacífica”. “Aquí la violencia siempre la practican los mismos”, denunció aludiendo a la “alerta antifascista” convocada tras los resultados de las elecciones autonómica de Andalucía “para dejar bien claro que no creen en la democracia ni en la voluntad del pueblo español”.

“El PP y Cs son nuestros adversarios y no están jugando limpio, pero el PSOE es nuestro enemigo en este momento porque ha pactado con los que quieren romper España”, exhortó denunciando que “el PSOE no es ni obrero ni español porque ha traicionado todo lo que representaba”. “El PSOE es el problema y Vox la solución, porque el PP y Ciudadanos no se atreven”, añadió.

Interrumpido constantemente por proclamas de los asistentes en favor de España, Abascal aseguró que “Vox no sale a por un escaño en Valladolid”, sino que sale “a por dos, tres o los que haga falta”. Además, se refirió a los incidentes que se produjeron ayer domingo entre republicanos y cofrades en las calles de Valladolid tras la procesión de La Borriquilla: “Aquí hay cristianofobia, lo hemos visto ayer en las calles de Valladolid, atacando los sentimientos religiosos porque odian a España, nuestra identidad, nuestra historia, lo mejor de la herencia que hemos recibido. En realidad se autoodian”, concluyó.

En su intervención, Abascal también atacó a los medios de comunicación (a quienes acusó de “manipular” el mensaje de la formación “de manera sistemática”) por tildar a los simpatizantes de Vox de “ultraderechistas, sexistas, machistas, racistas o borrachos”, y recordó que en Estados Unidos llamaron a los votantes de Trump los deplorables, “insultando a la gente por querer votar en libertad”. “Esos insultos son el preludio de una gran victoria de millones de españoles que no se van a dejar pisotear. No salimos para ser la muleta de nadie, sino con toda la ambición para España, salimos a ganar, como alternativa en favor de la unidad, libertad e igualdad de todos los españoles en todo el territorio nacional”, proclamó.

Con el lema ‘Por España’ como telón de fondo en el escenario, Abascal pidió: “No caigamos en las provocaciones, habrá muchos insultos y todo tipo de distorsiones sobre los mensajes de Vox. Os dirán que queremos armas en los colegios, acabar con la Pac o acabar con las pensiones, cuando somos los únicos que planteamos salvar el sistema de pensiones”. “Adelante, sin miedo a nada ni nadie, por España”, concluyó.

Pablo Sáez

El encargado de abril el acto fue el candidato número 1 por Valladolid al Congreso, Pablo Sáez, que señaló que se afilió a Vox cinco años atrás para “participar en esta gran proyecto de transformación de la vida política en España”. A su juicio, la formación que preside Abascal “es la realidad de la España viva, que quiere protagonizar su presente y luchar por su futuro”.

“Encontré en Vox un proyecto valiente, que defendía el concepto de la política basado en valores que comparto como la perseverancia, la credibilidad (tenemos el mismo mensaje en toda España), la firmeza y resolución (seamos firmes en la defensa de la vida y de la familia, y de la unidad de España frente a los independentistas), la responsabilidad, la unión y la cooperación o la convicción”, recalcó.

Asimismo, explicó que “el estado de las autonomías no ha cumplido el objetivo de integrar los nacionalismos, sino a exacerbarlos” y defendió la derogación de leyes como la memoria histórica o violencia de género, además de recalcar el apoyo del partido a la caza, la pesca y la tauromaquia. Tras defender “un sentimiento profundo de amor a España”, pidió a los asistentes alzar la voz para demostrar que quieren ser “protagonistas del futuro con firmeza, ilusión y sin miedo”, antes de concluir al grito de “’Viva Valladolid y viva España!”.

Gran expectación

El goteo de personas fue constante desde primera hora de la tarde, hasta congregar a alrededor de 3.000 personas en la apertura de puertas, una hora antes de la hora fijada para el inicio del mitin. La espera para acceder al recinto transcurrió sin incidentes de ningún tipo, y los simpatizantes ya estaban advertidos con diferentes carteles de la prohibición de acceder “con otras banderas que no sean las constitucionales” o con “cualquier otro tipo de simbología”.

Un repertorio musical con canciones como ‘Libre’ de Nino Bravo, ‘Y viva España’ de Manolo Escobar, ‘Soy español’ de José Manuel Soto o ‘El novio de la muerte’, el himno de la Legión, amenizaron la espera en la sala, mientras se habilitaban pantallas en el hall de acceso para seguir la retransmisión de cuanto acontecía dentro. Finalmente alrededor de 2.000 personas se quedaron sin poder acceder a la Sala Sinfónica (con 1.700 butacas) donde compareció Abascal, que retrasó el inicio del acto para dirigirse previamente a ellos en la calle, megáfono en ristre para agradecerles su asistencia.