Mantener el bloque

Alberto Moreno
-
Mantener el bloque - Foto: Sara Muniosguren

Edu Narganes, técnico del Becerril, anuncia que sólo se harán 4-5 fichajes

En la alegría y en la tristeza, en la salud y en la enfermedad. Hay tradiciones que siempre se respetan, tanto cuando el viento da de cara como de espalda, como es el caso. El CDBecerril celebró ayer como siempre el fin de la temporada en el mismo lugar y a la misma hora, en la emblemática Ermita del Cristo de San Felices. Una campaña, la 2018-19, histórica en la entidad morada, la del hat-trick, la del ascenso a la Tercera División, la del título Regional y la de la clasificación para la Copa del Rey por primera vez.
La mañana comenzó con la foto de familia (plantilla, cuadro técnico y directiva) en San Pedro Cultural (en el interior y exterior), una de las referencias de la localidad terracampina. Allí les esperaba su responsable, Francisco Pérez Castrillo, próximo alcalde de Becerril, y gran seguidor del equipo morado. Los turistas se sorprendieron con la presencia de los jugadores del Bece .
En el Polideportivo Mariano Haro, otra instantánea para inmortalizar a la plantilla del triplete. Imágenes ofrecidas luego en Diario Palentino y a través de las redes sociales, que tan bien ha gestionado la entidad morada. Tras un pequeño tiempo de ocio en la localidad terracampina, llegó luego el acto institucional y religioso, la Misa y posterior Ofrenda al Cristo de San Felices en la Ermita.
La mañana, que se prolongó varias horas, acabó con una suculenta paellada para la familia becerrileña, elaborada por el directivo, delegado y chef José Esteban Gutiérrez (participante en el programa Duelo de fogones de Cyltv). No faltó la tradicional entrega de los trofeos a los jugadores más destacados, que lo fueron todos, en un año inolvidable para los de Edu Narganes. 
David Diestro recogió el de la regularidad; Rubén Sierra, el de más minutos jugados y el joven David, el de máximo goleador, con trece goles, muchos de ellos decisivos, cifra que no está nada mal para un debutante en la categoría, recién aterrizado de juveniles.
 El técnico, EduNarganes (primera campaña al frente del equipo, tras una anterior de segundo y preparador físico), tras esta feliz despedida de la temporada, tiene ahora la misión de elaborar una plantilla competitiva, que llevará consigo el lado más amargo: comunicar las bajas. Aunque no será tan traumática como en otras ocasiones, dado que no habrá muchas, apostándose por el bloque del equipo del triplete. Premio a su trabajo, filosofía del club, limitaciones económicas en relación a otros clubes y un mercado limitado harán posible que no haya excesivas diferencias entre la actual plantilla de Regional y la próxima en Tercera. No en vano, una gran parte de los jugadores ya conoce esta categoría.
Esta temporada se recordará para siempre  en el CDBecerril como la temporada del triplete, liga, título y Copa de Rey. Inesperado, porque en el inicio no se contaba con esta última posibilidad.
Clasificarnos para la Copa del Rey ha sido un premio a posteriori, que nadie imaginaba porque se dio ya avanzada la liga. Todo lo que sea premiar lo que hemos hecho, mucho mejor.
Tardó en decidirse a la oferta de renovación que le planteó la directiva. ¿Por qué motivo?
Tampoco hemos tardado tanto. Tenía que ver algunas cosas de mi vida personal, laboral, y también hablar con el cuerpo técnico, porque una de las claves era tener que seguir todos y luego hablar con el presi. La filosofía es que sigamos todos y más que nada era eso. (Ricardo Cano y RubénMaeso completan el cuadro técnico, becerrileños y exjugadores morados).
Comenzaron la temporada con una cierta presión de tener que alcanzar el ascenso tras bajar un año antes de Tercera. ¿Era ahora o nunca bajo el riesgo de perder una generación de jugadores?
Era importante mantener el bloque del año anterior y lo conseguimos. No era fácil tras haber descendido de Tercera a Regional Este bloque de jugadores hay que aprovecharlo y sacarle jugo hasta donde sea. Son futbolistas muy implicados, como se ha demostrado.
¿Llegó un momento de la temporada en el que vio que no iba a ser tan fácil ascender a Tercera División, que se complicaba mucho por el potencial de otros equipos?
Sí, claro, en diciembre tuvimos muchas dudas cuando no lográbamos sumar de tres en tres. Ves tambalear el objetivo final, pero luego enganchamos esa racha de tantos partidos seguidos ganando y logramos ascender.
¿Qué partido, qué momento de la temporada cambió la dinámica de negativa a positiva?
El de Villarcayo, sin duda alguna. Íbamos a jugar allí, se suspendió el encuentro, no pudimos salir, pero en vez de irnos cada uno a nuestra casa nos quedamos pasando la mañana del domingo juntos, haciendo piña. Una semana más tarde viajamos ya sí a Villarcayo, a un campo muy difícil para cualquiera, ganamos con cierta solvencia ese partido y cambiamos el chip que necesitaba el equipo.

 

;s información en la edición en papel y en la app de Diario Palentino