El galope de la esperanza

David Herrero (ICAL)
-

El Centro Ecuestre de Villamartín de Campos y la productora audiovisualLinzex Studios sacan a la luz un vídeo en el que, de la mano de los caballos, se transmite un mensaje de fuerza y ánimo ante la crisis sanitaria del Covid-19

El galope de la esperanza

Fuerza y ánimo. Un envío muy especial para una situación excepcional. Ese es el mensaje que quieren transmitir desde el Centro Ecuestre de la localidad palentina de Villamartín de Campos y la productora audiovisual Linzex Studios con un vídeo que han publicado en sus redes sociales, con el fin de levantar el ánimo de todos los apasionados del mundo del caballo en estas semanas de confinamiento provocadas por la crisis sanitaria del coronavirus.
«Al aparecer esta terrible pandemia y decidir el cierre temporal de las instalaciones, tanto para propietarios como para personas que acuden a las clases, decidimos dar fuerzas a nuestros clientes». Así explica la idea del proyecto a la Agencia Ical el director del Centro Ecuestre de Villamartín, Pablo Bermejo, quien traslada que «es realmente duro no poder estar cerca de ellos», por lo que la grabación «va dedicada a todos, desde el corazón».
Destaca que eligieron el formato de vídeo al ser una plataforma que posibilitaba la «expresión de todas las sensaciones que se están viviendo debido a la situación actual». Aún así, es imprescindible la figura de Sergio de Paz a los mandos de Linzex Studios, al «captar la idea y saber plasmarla a la perfección». Y es que, es importante transmitir que esta situación es «pasajera» y que sus compañeros, en referencia a los caballos, «se encuentran bien y a la espera de volver a disfrutar de los atardeceres por los campos de Villamartín».
Bermejo reconoce que, aunque el confinamiento «es realmente complicado», esto va a ayudar a «valorar todavía más, si cabe, el tiempo que se pasa con ellos, montando, paseando o simplemente acariciándolos». Aun así, afirma que siguen las instrucciones del Gobierno enfocadas a este tipo de instalaciones, tras suspender las clases y cerrarlas al público, y a las que sólo accede personal autorizado. 
Cuidados a mimo. Desde el centro ecuestre «se han ofrecido a mover y trabajar los caballos de los clientes», ya que hay ejemplares destinados a la práctica del horseball, que actualmente participan en competiciones internacionales, apunta. Tal es así que el día a día de los animales «no ha sufrido cambios», por lo que siguen con la alimentación, los cuidados y la limpieza «en los mismos horarios de antes».
En cuanto a su movimiento, «tan importante en este tipo de animales», Bermejo subraya que el centro tiene paddocks para todos los caballos, lo que les permite, siempre y cuando el tiempo acompañe, pasar el día fuera y no limitar su movimiento natural. «Todo esto hace que, a pesar de esta situación tan complicada, los caballos se encuentren en perfecto estado».
Respecto a los posibles efectos adversos en el ámbito económico, el director del Centro Ecuestre de Villamartín deja claro que la situación para la pequeña empresa, en mayor medida durante sus inicios, «es realmente preocupante y llena de incertidumbre»,  por lo que este sector «no iba a ser menos». 
Con el estado de alarma «se ha paralizado uno de los principales ingresos del centro», de la mano de clases, paseos y rutas, en el periodo del año en el que «más se puede aprovechar», señala, aunque espera que la tesitura actual «pase pronto y se pueda volver a la normalidad para continuar con el desarrollo de la hípica y sufrir el menor coste posible».
trabajo audiovisual. Dicen que vale más una imagen que mil palabras, aunque, en este caso, son cientos las fotografías que hablan por si solas. El director general de Linzex Studios. Sergio de Paz, de la mano de su productora audiovisual y agencia de marketing digital, se encargó de llevar a cabo el proyecto del vídeo. De este modo, el objetivo fundamental radicó en «hacer llegar a todos los que viven actualmente momentos de miedo, angustia, tristeza, dolor, desamparo e incertidumbre un mensaje de apoyo, esperanza y de alegría», dice. 
Un mensaje originado desde la comarca palentina de Tierra de Campos a través de los caballos como «símbolos de libertad, fuerza y nobleza», y de una temática «melancólica, pero llena de esperanza e ilusión para llegar a los corazones de la gente». El autor del vídeo señala que, además, se incidió en la importancia de caminar juntos para vencer al virus», ya que la vida «no se detiene».
Dicho y hecho. El vídeo ha sido «increíblemente bien acogido» por la comunidad, dado que, en tan solo tres días, se ha llegado a 100.000 personas en Facebook, al ser la red social principal por «donde se mueven los aficionados a la hípica». No obstante, apunta que creen que ha trascendido fuera del sector. De Paz destaca que han llegado cientos de mensajes de agradecimiento por el fragmento audiovisual, por lo que califica como «un verdadero éxito haber conseguido que el mensaje se entienda», asevera.
En el vídeo se presentan varios escenarios que recorren una parte de la provincia de Palencia, a partir de «lugares que transmiten valores», como es el caso de Tierra de Campos, también conocida por el Mar de Campos o los horizontes infinitos, al ser, además, donde se localiza la hípica. Con ello se recuerda que «la belleza está en los ojos que miran y en los pequeños detalles», como son los atardeceres en los bosques mágicos de la ribera del río Carrión.
No son los únicos escenarios, porque Calahorra de Ribas se cuela entre los fragmentos en razón del «proyecto faraónico» que radica allí, al unir las aguas del Carrión y Pisuerga a través del Canal de Castilla. El joven palentino responsable del ámbito audiovisual comenta que la parte final se compone de diversas partes de los vídeos grabados en el Centro Ecuestre de Villamartín desde finales de verano de 2019 hasta la actualidad.
la producción. Sergio de Paz explica que el vídeo ha sido rodado con un equipo técnico profesional, a través de cámaras de cine con resolución de hasta 6K, drones profesionales, steadicams y estabilizadores electrónicos. Además, los trabajos los realizó un equipo humano formado por un director, un técnico y un piloto de dron, dado el «escaso tiempo disponible para el rodaje». No obstante, muchas de las escenas forman parte del spot principal del Centro Ecuestre de Villamartín, presentado a finales de octubre de 2019. 
Para la producción fueron necesarios varios vehículos, un todoterreno y un van para transportar los caballos a las diferentes localizaciones de la provincia, así como a Sara y Eva, que montan y dan clases en el mismo centro. Asegura que tuvieron que grabar con «lluvia, barro y mucho frío», ya que las condiciones climáticas no estuvieron de su parte. La vestimenta de las chicas, seleccionada en la preproducción para que se complementase con cada caballo y con el entorno, «no era nada                  impermeable». 
Aun así, aclara que «siempre hay un lado bueno en lo que a primera vista parece absolutamente malo». Y es que es necesario «usar todo aquello que está en contra para ponerlo a favor». 
Para complementar el resultado final, subraya que muchas de las imágenes están grabadas desde el todoterreno o desde su furgoneta, «intentando mantener el equilibrio, sujetos con un arnés de seguridad, a toda velocidad a través de los campos de cultivo y caminos para poder seguir a los caballos galopando». «Todos vivieron una situación emocionante y llena de adrenalina, sin duda», apostilla Sergio de Paz.