Un nieto de la viuda de la CAM celebró el crimen en Internet

Agencias
-

El hijo del principal acusado por el asesinato publicó en Instagram un 'selfie' junto a la frase "Jaque mate". Miguel López desvía las incriminaciones y considera que la muerte puede estar relacionada con los negocios de la familia

Miguel López, el yerno de la viuda del expresidente de la extinta Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) Vicente Sala, en el banquillo - Foto: Morell

Miguel López, único acusado del crimen de su suegra, María del Carmen Martínez, viuda del expresidente de Caja Mediterráneo (CAM), increpó a su hijo al conocer que éste había colgado en Instagram un selfie con la frase "Jaque mate" al poco de morir su abuela, al que llegó a decir: "Te cojo del cuello y te doy dos hostias".
Así lo han escuchado las seis mujeres y tres hombres del jurado en la decimosexta sesión del juicio que se sigue en la Audiencia Provincial de Alicante por el asesinato de Martínez, donde Miguel López, uno de los tres yernos de la víctima, es el único acusado.
Se trata de una llamada del 12 de diciembre de 2016 (tres días después del crimen) de la hija pequeña de la víctima y esposa de López, Eva Fuensanta Sala Martínez, conocida como Fanny, a su hijo, Miguel, que en ese momento estudiaba en EEUU, y en la conversación se oyen claramente comentarios que dirige el acusado a éste último.
Fanny le cuenta a su hijo que se acaba "de enterar" de la foto que había colgado en Instagram, un selfie con la leyenda Jaque Mate que retiró poco después, y le dice que es un "gilipollas" porque, recuerda en un tono dolido, "era mi madre, Miguel, tu abuela".
La madre añade que ese acto demuestra que es "un inmaduro: lo sigues demostrando", y en este momento se oyen las recriminaciones del padre y único acusado para que le escuchara su hijo: "Te cojo del cuello y te doy dos hostias".
Después de oírse varias veces a la madre pedirle "madura, hijo", la conversación telefónica termina con un "vale" en tono de disculpa del nieto de la asesinada.
En la jornada de esta mañana se han reproducido otras conversaciones telefónicas pinchadas por la Policía Nacional en las horas siguientes al crimen y el testimonio de dos agentes.
Está previsto que el juicio concluya mañana con los informes de las partes y el jueves se hará entrega a los miembros del jurado del objeto de veredicto para su deliberación. 

 

Los negocios de los Sala

Miguel López atribuye el crimen de su suegra a un posible ajuste de cuentas de "algún pirado de la CAM" o relacionado con la actividad empresarial en Sudamérica, "de donde llega el 80 por ciento de nuestros ingresos". Así lo señala en conversaciones telefónicas presentadas por ministerio fiscal y defensa en la vista donde se le juzga por el asesinato. 
Así, en una de las conversaciones mantenida con un amigo cinco días después del crimen, López pronunció frases como "esto viene de allí", en relación con los negocios de Sudamérica o "éste ha jodido a alguien", en referencia a su cuñado, Vicente Sala. 
Miguel López, afirma en una de las más de diez llamadas reproducidas este martes, que "tenía miedo", que inicialmente creían que era un robo, pero que "a alguien hemos jodido de Argentina, México o Colombia" y que "eso, lo llevaba mi cuñado, él sabrá". 
"Esto no se hace en un cuarto de hora. Esto está muy bien calculado y lo han hecho en el momento en el que más daño nos podían hacer", señala. En otra, hace referencia a su suegra asesinada, de la que dice era "una mujer muy volátil", y para la que "un día era blanco, otro negro y otro te quiero un montón" y que tras el crimen "están hechos una piña", aludiendo a los cuatro hijos. 
Miguel López comenta en otra de las llamadas que Vicente Sala hijo "mostraba estar muy afectado por la muerte de su madre", para a renglón seguido, asegurar a su amigo, "ya sabes que es actor profesional" y que "jodidos, estamos cuatro". 
López, que rompió a llorar en otra de ellas, habló de su situación anímica, a propósito de la que dijo "necesito tranquilidad" y que "he perdido tres kilos y medio". En las llamadas comentaba que no podía "conciliar el sueño" y que no se podía quitar de la cabeza por qué el crimen había sido en Novocar, en el concesionario que regentaba en diciembre de 2016: "Es lo que me reconcome", dijo. 
También, en otra, le confesó a una amiga, que Fani (su mujer e hija pequeña de María del Carmen), no quiere saber nada, "le importa un huevo el negocio". 
El jurado ha visionado, además, las grabaciones de las imágenes de la reconstrucción del crimen en el concesionario de Novocar, así como diferentes instantáneas del recinto de viviendas de la familia Sala Martínez. 
De la misma manera, el Ministerio Fiscal y la acusación particular han admitido, a petición de la defensa de Miguel López, la veracidad de las imágenes de la hermana de la víctima, Toñi Martínez en su coche a poca distancia de Novocar, en dirección a su domicilio al domicilio a las 18.26 horas.20' y su llegada a la puerta de la finca a las 18:37h:07', "nueve minutos y medio después", ha puntualizado el letrado de la defensa.  También se ha admitido la imagen de Miguel López en su coche camino de su domicilio a las 18:38 horas, 35'. 
Asimismo, se han cotejado las horas de las llamadas que se realizaron desde Novocar a la víctima por la mañana, así como la llamada que se realizó al 112. También se han presentado como prueba los whatsApp enviados a la abuela por los nietos y 
Por último, se han presentado varias fotografías del lugar del crimen, para establecer la hora en la que se realizaron, como las imágenes del coche de María del Carmen Martínez, con bolso y sin bolso y la del móvil de la víctima.