810 nombres para 90 mesas

Carlos H. Sanz
-

Correos comunicará en los próximos días a las personas elegidas su deber de velar por las votaciones de las próximas elecciones generales. Tendrán siete días para presentar una alegación si no pueden acudir a la cita

810 nombres para 90 mesas - Foto: Sara Muniosguren

En menos de tres minutos, el programa informático diseñado por el Ayuntamiento eligió ayer al azar a las 810 personas que compondrán las 90 mesas electorales en las que votarán los 63.790 electores llamados a las urnas el próximo 10 de noviembre.
El número 134 fue el que se aplicó al censo electoral para determinar al primer miembro de la mesa. Los siguientes nombres se obtuvieron sumando un número al azar hasta un total de nueve ciudadanos: al presidente, primer vocal y segundo vocal, y a sus respectivos dos suplentes.
Si se está preguntando si  le ha tocado o no ser parte de una mesa electoral, lo sabrá en los próximos tres días, el plazo que establece la ley electoral para comunicar al agraciado su cometido. A diferencia de otros consistorios, el de Palencia no ofrece ninguna herramienta para saber si el programa informático ha elegido nuestro nombre. 
Al igual que en la cita electoral de abril, será el personal de Correos y no la Policía Local quien reparta la comunicación y el manual del miembro de mesa. Si sabe leer y escribir y tiene menos de 70 años, puede haber sido elegido. Además, si tiene el título de bachiller, el de formación profesional o el graduado escolar o equivalente, puede ser nombrado presidente de la mesa.
Si está pensando en hacer todo lo posible para librarse de pasar el 10 de noviembre detrás de una urna, debe saber que la condición de miembro de una mesa electoral tiene carácter obligatorio. Si no hay una excusa justificada documentalmente que le impida aceptar el cargo no tiene nada que hacer. 
Si la tiene, la ley marca un plazo de siete días para alegar ante la Junta Electoral de Zona la causa justificada y documentada que le impide la aceptación del cargo. Hay tres tipos de causas: personales, familiares y profesionales. Algunas proceden a la exclusión automática y otras dependen de las circunstancias y la valoración del juez.
Como norma general, si es mayor de 65 años; atraviesa una situación de incapacidad temporal para el trabajo; está embarazada de más de seis meses o ya ha dado a luz y está en el período de descanso maternal, puede excusar su presencia en la mesa.  También puede renunciar si es la tercera vez en los últimos diez años que le toca ser miembro de la mesa. 
También se dan casos de alegaciones atendidas favorablemente por lesiones, dolencias o enfermedades físicas o psíquicas; por situación de riesgo durante el embarazo, ante la previsión de intervención quirúrgica o de pruebas clínicas relevantes o por pertenencia a confesiones o comunidades religiosas en las que el ideario o el régimen de clausura resulten contrarios o incompatibles con la participación en una mesa electoral.
Si el día de las elecciones tiene un evento familiar «de especial relevancia, que resulte inaplazable o en los que el aplazamiento provoque perjuicios económicos importantes», también puede pedir que le liberen de esa responsabilidad; o si es madre o padre y tiene un menor de 14 años al que nadie puede cuidar en esa jornada.
queja de la oposición. El pleno en el que se sortearon las mesas electorales estaba convocado para este martes, pero el Ayuntamiento tuvo que cancelarlo debido a que los datos facilitados a través del INE (Instituto Nacional de Estadística) habían llegado tarde para su análisis y volcado. En un principio se retrasó al día 22, pero el martes por la tarde, de urgencia, se convocó la sesión plenaria para las 9,30 horas de ayer.    
Todos estos cambios generaron las críticas de la oposición. Ganemos, Vox y el PSOE cargaron contra la «improvisación» y «desbarajuste» del equipo de Gobierno de Cs y PP. No obstante, solo los primeros votaron en contra de la celebración del pleno, criticando el coste que generará para las arcas municipales cuando el sorteo se podía haber celebrado junto a la sesión ordinaria el día 22. El PSOE se encargó de recordar a Ganemos que los concejales no cobran por estos plenos, ya que hay un límite de 14 anuales. 
El alcalde, Mario Simón, pidió comprensión a sus compañeros de corporación, y explicó que de haberlo celebrado el día 22, no se hubieran podido repartir las credenciales a los miembros de mesa en plazo.