Los 3.744 test rápidos, a personal sanitario y residencias

Carlos H. Sanz
-

La provincia supera el medio millar de contagios de Covid-19 tras 24 nuevos casos que elevan a 510 el total. Dos nuevas muertes hacen que los fallecidos desde el inicio de la crisis sumen 41

Los 3.744 test rápidos, a personal sanitario y residencias - Foto: Óscar Navarro

Ya están aquí. Los responsables sanitarios de la provincia ya han recibido los denominados test rápidos de punción en el dedo para el Covid-19, concretamente 3.744 de los 62.400 kits de este tipo que ha recibido la Junta de Castilla y León procedentes del Ministerio de Sanidad.
Test rápidos que durante la jornada de ayer se validaron en el laboratorio del hospital Río Carrión y que a partir de hoy comenzarán a realizarse de forma prioritaria a los  profesionales que trabajen en hospitales y Atención Primaria, así como a los trabajadores sociosanitarios y a personas que vivan en residencias de la tercera edad.
El objetivo es “realizar un cribado amplio de casos en lugares con prevalencia alta de la enfermedad, como son centros sanitarios y residencias de ancianos”, por lo que al resto de la población, en un principio, se les seguirán realizando los ya conocidos test PCR.
La Consejería de Sanidad confirmó ayer 510 positivos en infección por SARS-CoV-2, 24 más respecto a la jornada anterior, mientras que se registraron dos nuevos fallecidos que elevan a 41 el total en la provincia.
Si se ha elegido comenzar a realizar test rápidos por centros sanitarios y residencias es porque ahora mismo son los principales focos de contagio, de ahí que sea necesario, sobre todo, la detección precoz de los asintomáticos, que son los que al no sentir molestias pueden facilitar la propagación de la enfermedad y favorecer que se produzca una segunda ola.
Según los datos ofrecidos ayer por la administración regional, en las residencias de la provincia han fallecido 14 personas con Covid-19 confirmado, y otras 26 síntomas compatibles. Asimismo, hay otros 34 mayores con coronavirus, 155 aislados con síntomas de estar contagiados y 578 aislados sin síntomas.
Esos nuevos test rápidos comenzarán a hacerse entre el personal que trabaja estas residencias de mayores, tanto las que cuentan con casos positivos, como los de las que no, con el fin de delimitar las zonas de trabajo en función del resultado, o bien empezar el aislamiento en su domicilio. También se realizará a todos los residentes con casos confirmados o sospechosos.
La situación ahora mismo en el Complejo Asistencial Universitario de Palencia (Caupa) es la de 126 pacientes ingresados en planta y 18 en la unidad de cuidados intensivos. El delegado territorial de la Junta, José Antonio Rubio Mielgo, aseguraba ayer que la UCI tiene aún capacidad para acoger más pacientes críticos por lo que no hay problema de colapso del servicio.
En cuanto al personal médico, se han realizado un total de 215 que han arrojado 76 positivos, en su gran mayoría enfermeros (28) y médicos (18), a los que hay que sumar otros 69 profesionales que están en aislamiento por presentar síntomas del Covid-19. Otros 7 empleados, cinco de ellos médicos, han recibido ya el alta.
De hecho, el personal de Sacyl que deberá hacerse la prueba será aquel con síntomas o con contacto estrecho con pacientes contagiados. También el personal convaleciente, a los catorce días de desaparecer los síntomas; y el personal en aislamiento, sin síntomas, a los siete días de aislamiento.
Por otra parte, y ante la posibilidad de que cuando se levanten progresivamente las medidas de aislamiento pueda ser necesario salir a la calle con mascarilla protectora, Rubio Mielgo confirmó ayer que dos empresas palentinas, una de Villamuriel y otra de la capital, están produciendo este tipo de artículos de alta protección con una capacidad diaria de 12.000 unidades. La Junta confía en que vayan llegando a las farmacias y otros puntos de venta «a precios razonables».