La ciudad, pionera en sumarse a una movilidad más segura

Laura Burón
-

Ayuntamiento, DGT y Aspaym piden a los ciudadanos que «empaticen» con las personas con discapacidad física y corrijan conductas que pueden suponerles barreras y ser un peligro

La ciudad, pionera en sumarse a una movilidad más segura

El Ayuntamiento de Palencia es el primero de la región en sumarse a la campaña Por aquí no puedo. Por aquí no paso, impulsada por Aspaym y con la colaboración de la Dirección General de Tráfico. Se trata de una iniciativa para visibilizar las dificultades de accesibilidad que pueden experimentar en las ciudades las personas con movilidad reducida e invidentes. «Debemos ser responsables. Hay personas con ciertas dificultades  para moverse y cualquier gesto que hagamos mal puede impedir que salgan a la calle», aseguró el teniente de alcalde, Alfonso Polanco.
Motos aparcadas en aceras, cubos de basura mal ubicados, vehículos bloqueando el paso, terrazas mal distribuidas y bicicletas y patinetes que circulan por aceras son algunos de los obstáculos a los que tienen que enfrentarse las personas con movilidad reducida e invidentes en su día a día.
Contra esas acciones o malos hábitos va dirigida esta campaña que se llevará a cabo en redes sociales y que consiste en visibilizar todas estas barreras mediante las tarjetas identificativas que se pueden descargar en la web de Aspaym. Los afectados y la ciudadanía en general pueden fotografiarse con esos obstáculos y subirlos a Twitter, Facebook e Instagram con la etiqueta #poraquinopuedoporaquinopaso, mencionando a la DGT y Aspaym. «Pretendemos dirigirnos a entidades públicas y a los ciudadanos para que empaticen con aquellas personas con movilidad reducida», explicó la responsable de accesibilidad de Aspaym Castilla y León, Lidia Martín, que apeló a la responsabilidad a la hora de transitar por espacios públicos para que sean «más cómodos».
El jefe provincial de Tráfico, Fernando Alonso, añadió que estas conductas también son peligrosas y recordó que en lo que va de año se han registrado cuatro víctimas mortales y 40 heridos en vías urbanas. Alonso aseguró que ya se ha preparado una batería de medidas para garantizar una movilidad urbana más segura, a la espera de que un Gobierno definitivo las apruebe.
Una de ellas pretende fijar la velocidad máxima en las vías urbanas en 30 km/h, con excepciones en aquellas de dos carriles para cada sentido, que se limitarán a 50 y de aquellas que establezcan los Ayuntamientos, que a su vez deben vigilar y sancionar las infracciones. Otra de las propuestas es «establecer una regulación mínima a los patinetes eléctricos, puesto que ahora hay un vacío legal y están ocasionando problemas sobre todo, entre los colectivos más vulnerables: personas con discapacidad, niños y mayores». Por eso, se pide su calificación como vehículos y, por tanto, deberán circular por las vías urbanas que ya verán limitada la velocidad  a 30 km/h o a los carriles-bici. Hasta entonces, podrán hacerlo por las aceras «pero a la velocidad de un peatón», matizó Alonso.
Sobre el uso de la bicicleta, el jefe provincial de Tráfico recordó que son vehículos y, por consiguiente, tienen prohibido circular por las aceras. Sobre el resto de usuarios, pidió que cumplan con las normas de estacionamiento y no ocupen los espacios reservados a personas con discapacidad. «Los particulares deben cumplir más y mejor las normas: tanto los vehículos como los peatones», aseveró.
En este sentido, la concejala de Servicios Sociales, Raquel Martín, explicó que el Ayuntamiento colabora con esta campaña en una primera fase, en la labor de concienciación, aunque dependiendo de los resultados habrá que endurecer las consecuencias. «Si todos ponemos nuestro granito de arena no será necesario sancionar estas conductas», matizó.