scorecardresearch

Una nueva línea de autobús dará mejor servicio al hospital

Carlos H. Sanz
-

El Ayuntamiento plantea a la empresa la necesidad de reforzar este servicio, incrementar las frecuencias y cambiar el nombre de las líneas

Una nueva línea de autobús dará mejor servicio al hospital - Foto: DP

Los planes del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Palencia para poner en marcha el nuevo servicio de transporte urbano el próximo mes de abril y para que esté «plenamente consolidado» después del verano se han ido al traste.
El alcalde expresa su «ilusión» y «convencimiento» de que cuando acabe este año Palencia tendrá «el billete de autobús más barato» y «el mejor servicio de transporte urbano de España», pero lo cierto es que, hasta ahora, el nuevo diseño sólo ha generado críticas y modificaciones.
Ayer, sin ir más lejos, Alfonso Polanco anunció que, a petición del Ayuntamiento, la UTE formada por Transportes Unidos de Asturias, Autobuses Urbanos de Palencia y Autobuses Urbanos de León incorporará una nueva línea a las ya planteadas en la oferta que se hizo con el concurso público convocado por el Ayuntamiento.
«Creemos necesario incrementar la frecuencia de recogida de viajeros en el Hospital Río Carrión porque el año que viene se iniciarán unas obras importantes de ampliación y mejora y los espacios serán limitados y siempre hay dificultades para acceder al centro médico», argumentó el primer edil.
Conviene recordar que la oferta de servicio de la UTE incluía seis trayectos frente a los siete actuales. La línea H, que todavía enlaza el Hospital San Telmo con el Río Carrión, desaparecería. Mejor dicho, se integraría en las líneas E y P, que cambiarían su actual recorrido.
La Línea E enlazaría el barrio de Allende el Río con los Tanatorios, dando servicio por primera vez al Polígono Industrial; y la P, el Hospital Río Carrión con La Yutera. Las Líneas A (de San Antonio al Campus) y B (del Camino de la Miranda al Campus) no sufrirían modificaciones respecto a sus recorridos actuales; la C (de San Lázaro al Cementerio de Nuestra Señora de los Ángeles quedaría reducida al Día de Todos los Santos) y la M (del Monte) no cambiaría.
¿Cómo se imbricará la nueva línea en este ordenamiento? Por ahora no se sabe, aunque el Ayuntamiento había pensado en utilizar un pequeño autobús eléctrico para conectar el barrio del Cristo con el hospital.
Otro cambio importante tiene que ver con las frecuencias. La oferta de la adjudicataria proponía una frecuencia de 20 minutos para las Líneas A, B y de 30 para la P. En la Línea E el paso de cada autobús sería de 60 minutos (sólo hasta las 18 horas los domingos). Pues bien, Alfonso Polanco anunció ayer que «se mejorarán las frecuencias, disminuyendo el tiempo que se espera para coger el autobús». «Mejoraremos las frecuencias de paso incluyendo nuevas zonas y servicios, como el sector de viviendas de La Lanera», detalló el alcalde, que anunció -tercer cambio- que el nombre de las líneas dejará de estar identificado con letras para denominarse por números, «que es más sencillo», apostilló.
«Haremos las modificaciones precisas al convenio según recoge el propio pliego para que el servicio de transporte público que tengamos cuando finalice este año sea mucho mejor que el que tenemos ahora», concluyó el primer edil.
Respecto a las críticas surgidas desde varias asociaciones de vecinos, Alfonso Polanco reconoció que «las cuestiones que plantearon eran muy sensatas» y explicó que los cambios antes citados son «una solución que será satisfactoria para ellos y para el servicio».
Finalmente, el alcalde de la capital recordó que una parte muy importante del contrato será la conexión de la capital con los pueblos del alfoz, que se llevará a cabo gracias a la colaboración de la UTE con La Regional. 
«Tengo que pedir paciencia a los ciudadanos, haremos una campaña de comunicación importante para que conozcan cuáles son las nuevas líneas pero les aseguro que estamos haciendo un esfuerzo en beneficio de Palencia», sentenció.
La cuestión es si todos estos cambios no echarán a perder el «ahorro» que el Ayuntamiento esgrimió como objetivo para sacar a concurso este contrato. Ya se explicó en este periódico que la oferta económica de la UTE incluía la petición de una subvención máxima de 1.385.592 euros sobre los 1.443.797,77 del pliego.
Esta cifra es superior al límite actual pero el Ayuntamiento pretende que el ahorro llegue por el incremento del número de usuarios y el descenso de los kilómetros recorridos, las dos variables que fijan la compensación por la prestación del servicio que recibe la empresa cada año.
 
IU lamenta que no se consultara
El concejal Juan Gascón afirma que el Ayuntamiento no preguntó a los colectivos vecinales ni a la oposición a la hora de redactar el pliego y ahora debe modificarlo con un incremento del coste para la ciudad
 
Casi de forma paralela a la rueda de prensa del alcalde, el concejal de IU en el Ayuntamiento de Palencia, Juan Gascón, criticaba la forma en la que se ha gestado el nuevo contrato de autobuses, al dejar muchas facilidades para las empresas «por el miedo a que el contrato quedara desierto como en Zamora» y «sin escuchar a los grupos de la oposición y a los vecinos, antes de aprobarlo».
En este sentido afirmó que el Ayuntamiento ha tenido que dar marcha atrás, y «ahora va a modificar lo planteado por la empresa para solventar las críticas de las asociaciones de vecinos, cuando hasta hace nada a nosotros nos decía lo contrario. Ha habido un efecto Gamonal».
Más caro para el Ayuntamiento. Respecto a estos cambios, Gascón auguró que habrá incremento en lo que el Ayuntamiento deberá pagar a la empresa, ya que serán modificaciones planteadas por el Consistorio. «Hemos preguntado cuánto, y no nos han respondido», manifestó, al tiempo que criticó que el equipo de Gobierno «no crea en lo público y además lo maltrate», en referencia al Servicio de Autobuses. 
«Cambian las líneas, hay menos servicios, cambian las frecuencias incluso dependiendo del día y de la hora... Es imposible que los usuarios se aclaren y eso redundará en menos viajeros».
Además, el portavoz de IU calificó de «cobardía política» el hecho de que «haya tenido que ser la empresa la que haya salido a dar la cara para explicar el nuevo mapa, cuando ella lo que ha hecho ha sido ajustarlo a lo que pedía el pliego».