La renta de las familias vuelve al nivel de 2010

Agencias
-

El Banco de España constata que los menores de 35 años son el colectivo que no ha conseguido recuperar ni los ingresos, ni la riqueza, ni la propiedad inmobiliaria anterior a la crisis de 2008

La renta de las familias vuelve al nivel de 2010

La renta media de los hogares en España se elevó un 9,7% en 2016 respecto a los tres años anteriores, al pasar los 23.300 euros a los 25.600 euros en el período, con lo que regresó casi a niveles de 2010, al tiempo que la riqueza mediana disminuyó un 6,4%, pasando de los 122.900 euros en 2014 a los 115.100 euros en 2017. El indicador se elevó un 11,5% y la riqueza media un 0,9%, si bien los hogares jóvenes del país se encuentran en niveles alejados a la época de precrisis.
La Encuesta Financiera de las Familias (EFF) del ejercicio 2017, publicada ayer por el Banco de España a partir de una muestra de 6.413 hogares, reflejó que los ingresos se elevaron un 11,5%, pasando de 31.300 a 34.900 euros en 2017 y que regresó hasta niveles de 2010.
El informe trienal reveló que la riqueza de los hogares pasó de los 250.800 euros en el año 2014 a los 253.000 en 2017, con lo que el aumento durante los años del inicio de la recuperación fue del 0,9%.
Por grupos de edad, se acumuló un repunte generalizado en relación a 2014, si bien se registraron descensos de la renta media si se compara con el año 2011, especialmente entre los menores de 35 años, con una caída del 23% en dicho período, hasta los 27.300 euros.
El Banco de España subrayó que en cuanto a la renta y riqueza media de los hogares más jóvenes, los indicadores son claramente inferiores a los del período precrisis.
El 75,9% de las familias en 2017 era propietario de su vivienda principal, frente al 80,4% de 2014. La caída fue intensa en los hogares jóvenes, al ceder un 8,3%, y en las rentas más bajas (-6,7%). Para los propietarios de su vivienda, el valor mediano de la misma es de 120.200 euros.
En cuanto al pasivo, el conjunto de los hogares representó en 2017 un 11,7% del valor total de sus activos, y el 53,2% de los hogares tenía algún tipo de deuda, un 4,1% más, si bien el importe mediano de los créditos pendientes bajó a 35.000 euros, un 24,3% menos.