Veteranos y noveles

David del Olmo
-

Los alicantinos ganaron hace un mes en el Pabellón. - Foto: Eva Garrido

• Comienzan las semifinales del play-off de ascenso a la Liga ACB, donde logró clasificarse el Palencia Baloncesto el pasado martes en una noche histórica a la que quiere dar continuidad hoy en Alicante.

Palencia Baloncesto visita a un Lucéntum Alicante que desde verano luchaba por el ambicioso objetivo de luchar por el ascenso y que, por plantilla y trayectoria, se ha convertido en el rival a batir en esta segunda fase de la temporada. No en vano el equipo que dirige Rubén Perelló ha superado con claridad (el único de los clasificados que lo ha hecho con esa solvencia) al Lobe Huesca en la eliminatoria de cuartos de final. El técnico, que comenzó como segundo de José María Berrocal, tomó el mando de la nave tras la marcha de éste con la campaña iniciada y sus dos primeras victorias ante el Burgos, donde también había sido segundo entrenador, y el Huesca, convencieron al club de que el puesto debía ser suyo.
Perelló, cuyo equipo ha ganado tres veces (una de ellas en pretemporada, en el Campo de la Juventud, por un solo punto) al Palencia Baloncesto este curso, dispone de diez jugadores, dos por puesto, de calidad y experiencia, para que sea cual sea su quinteto sobre la pista, su equipo nunca cojee. Es una de las grandes diferencias con el equipo palentino, que no tiene esa profundidad de banquillo, y menos tras la lesión de Quique Garrido.
Guillermo Rejón (actualmente 36 años), Darryl Middleton (ya ni siquiera sorprende su enorme nivel a sus 46 años), Jesús Fernández (este año sumará 37) y Taylor Coppenrath (que, camino de los 32 años, es el más joven de los cuatro), son los veteranos y rocosos interiores con los que deberán pelear por la posición y cada rebote Roger Fornas, Chris Mortellaro, JT Durley y el MVP de este play-off hasta la fecha, Urko Otegui (que estuvo entre los objetivos alicantinos el pasado verano). Solo entre Rejón, Middleton y Fernández suman más de 1.000 partidos en la ACB.
El perímetro alicantino no es de inferior calidad. Romá Bas, Álex Llorca, Rafa Huertas y Shaun Green aseguran un tiro exterior, una velocidad en las transiciones ofensivas y una capacidad para romper la defensa rival con penetraciones que condiciona cualquier defensa. Unidos a los dos bases y al pívot Fernández pueden presumir de ser una amenaza constante desde los 6,75. Y los dos directores de juego, Albert Sabat y el excelente Pedro Rivero, guían con criterio a sus compañeros.
En la eliminatoria de cuartos encarrilaron la serie en su cancha con dos primeros triunfos (73-59 y 81-61), cedieron ante el empuje rival por muy poco en Huesca en el tercero (68-66) y sentenciaron sin necesidad de un quinto choque en Alicante (61-71). Dominaron el rebote con gran autoridad y en sus tres triunfos promediaron en los triples 50, 47 y 44 por ciento.