Un Ayuntamiento globero

Carlos H. Sanz
-
Un Ayuntamiento globero

Mientras el alcalde recoge en Bruselas un premio por fomentar el uso de la bicicleta, los jóvenes que ganaron el concurso recuerdan que apenas pudieron recorrer unos kilómetros por los carriles-bici

En el argot del ciclismo, un globero es el ciclista novato e inexperto más interesado en imitar la estética del profesional -casi siempre para que le vean- que en aprender y disfrutar de este sacrificado deporte. Un ayuntamiento globero, si es posible trasladar el apelativo, puede ser aquel que quiere hacer pasar su ciudad como un referente en la movilidad ciclista cuando está muy lejos de conseguirlo.
El Ayuntamiento ha pecado de globero esta semana. Ayer, el alcalde, Alfonso Polanco, viajó a Bruselas para recibir el premio que acredita a Palencia como la ganadora de la edición 2018 del concurso Social Biking Challenge. 
Una iniciativa «para fomentar el uso de la bicicleta como medio de transporte alternativo y sostenible en las ciudades», en la que el Ayuntamiento muy poco o nada ha tenido que ver, ya que los verdaderos ganadores del concurso fueron cuatro jóvenes, Héctor Alonso, Juan Palacios, Carolina Herrero y Miriam Alonso, los que sumaron los casi 300 kilómetros en bicicleta en una semana que les hicieron merecedores del premio.
A su correo electrónico llegó un mensaje de la Agencia de Desarrollo Local en el que les informaban de un curioso concurso. El reto era sumar el mayor número de kilómetros posible en grupo durante la Semana Europea de la Movilidad -que se celebró en septiembre de 2018-, los cuales debían quedar registrados en la aplicación móvil Bike Prints.
Héctor, Juan, Carolina y Miriam se pusieron a dar pedales cada día hasta sumar unos 300 kilómetros, lo que les alzó como ganadores de la categoría de equipos. La UE les premió con cuatro bicicletas de montaña. Ninguno de los cuatro volvió a saber nada hasta que la semana pasada se enteraron por la prensa de que los comisarios de Educación, Cultura, Juventud y Deporte, Tibor Navracsics, y Transporte, Violeta Bulc, iban a entregar al alcalde una placa.
«Nos ha sorprendido un poco el bombo y platillo que ha dado el Ayuntamiento a este concurso porque el día de la entrega de premios no sabían muy bien ni por qué los entregaban», afirma Héctor Alonso, que confiesa que nadie del equipo de Gobierno les ha llamado para informarles, ni les ha invitado a la gala como ganadores ni siquiera han reconocido su mérito.
«Entendemos que quizá sea un acto exclusivamente institucional y que es potestad del alcalde asistir, pero es que Palencia no es una ciudad en la que esté integrada la bicicleta. De hecho, de los cerca de 300 kilómetros que realizamos esa semana, no pudimos hacer más que unos pocos por los carriles-bici, fueron todos por carretera. Nos ha fastidiado un poco que digan que esta ciudad promueve el transporte por bicicleta», añade este joven. 
sin inversiones ni plan. La queja de este cicloturista está cargada de razones. Durante este mandato, el Ayuntamiento apenas ha invertido 65.000 euros en la red de carriles-bici y fue para dar continuidad al que discurre por la ribera urbana del río hasta la pasarela de acceso al parque Isla Dos Aguas en el paseo de la Julia, en el parque de Marcelino Champagnat.
Además, el Ayuntamiento ha sido incapaz de sacar adelante el Plan de Movilidad Ciclista aprobado por el Ayuntamiento hace casi dos años y en el que lleva trabajando prácticamente desde el inicio del mandato -17.000 euros mediante- con el objetivo de incentivar el uso de la bicicleta y reducir la presencia de vehículos en las calles.
Un documento que ha dejado de lado el impulso de sus principales medidas ante la falta de consenso político para materializar las propuestas destinadas a garantizar la convivencia de los ciclistas y los peatones. Sobre todo en el centro, en la calle Mayor y alrededores, donde mayores problemas hay.

Un Ayuntamiento globero
Un Ayuntamiento globero