Un 80% menos de bodas religiosas y confirmaciones en 2020

A. Benito
-

El número de bautizos se redujo un 35%, mientras que las primeras comuniones aumentaron en torno a un 13%, tal y como desvelan los datos facilitados por la Diócesis de Palencia

Un 80% menos de bodas religiosas y confirmaciones en 2020 - Foto: Christian Castrillo

En 2020 se celebraron en la provincia de Palencia 182 confirmaciones frente a las 992 de 2019. También se hundió el número de matrimonios por la Iglesia, de 138 a 28, tal y como revelan los datos facilitados por la Diócesis. Los bautizos mermaron, pero no de forma tan estrepitosa. Concretamente, se registraron 317 (482 en 2019), mientras que, contra todo pronóstico, la cifra de niños que hicieron la primera comunión aumentó, al pasar de los 574 del ejercicio anterior a los 664 del año de la pandemia. El incremento, por tanto, fue del 13,5%.

Cabe recordar, en este sentido, que aunque este tipo de eventos no pudo celebrarse en el mes de mayo, la mayoría de ellos se concentró entre septiembre y octubre. No obstante, también hubo familias que optaron por cumplir con el sacramento en verano, sobre todo en los pueblos. En ambos casos, hubo que redimensionar las celebraciones con el objetivo de evitar grandes concentraciones de personas que propiciaran un incremento de los contagios.

Por el contrario, muchas fueron las parejas que no pudieron celebrar sus enlaces, algunas tuvieron que cancelar eventos ya programados y otras se vieron obligadas a posponer su idea de contraer matrimonio por la Iglesia. El resultado fue una caída del 80% en la comparativa interanual.

En el caso de las confirmaciones, parece que la pandemia tuvo un impacto especialmente importante entre los jóvenes a los que les correspondía celebrar el sacramento en 2020, que suelen ser los chicos de entre 16 y 18 años, aunque no hay establecida una edad concreta. La bajada fue del 82%.

Por último, la cantidad de bautizos  se redujó en casi un 35%, pero lo cierto es que fueron más de 300 las familias que decidieron introducir  en la Iglesia católica a sus hijos.