Fallece el empresario Antonio Primo, expresidente de CPOE

ALBERTO ABASCAL
-

Vinculado a la hostelería, estaba considerado uno de los impulsores del movimiento asociativo empresarial en la región. Presidió Cecale entre los años 2002 y 2004

Fallece el empresario Antonio Primo, expresidente de CPOE - Foto: Á“scar Navarro

El empresario palentino Antonio Primo, que fue presidente de la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale) entre 2002 y 2004, ha fallecido a los 86 años de edad, según informó ayer la patronal castellano-leonesa. 
Antonio Primo Saiz, empresario vinculado a la hostelería, estaba considerado uno de los impulsores del movimiento asociativo empresarial en la región.
Desde su Villodrigo natal y con sólo 16 años, Antonio Primo, tras cursar estudios con los jesuitas de Orduña (Vizcaya), se trasladó a México, donde inició su fructífera carrera empresarial, centrada primordialmente en la industria hotelera. Con sólo 20 años regresó a España y creó en su pueblo natal el primer hotel. Poco tiempo después se trasladó a Quintana del Puente, donde puso en marcha un área de transportes con otro centro hotelero, estacionamiento para camiones, gasolinera y taller de engrase y lavado.
En plena expansión, fundó la empresa Hoteles Suco y construyó en pleno centro de Palencia el Hotel Castilla Vieja. El hotel Europa Centro, en Magaz de Pisuerga, sería su siguiente hito empresarial antes de adquirir la propiedad del hotel Don Rodrigo, junto a la catedral, completando así un grupo empresarial en el que se han integrado sus 11 hijos y que proporciona empleo directo a más de 200 trabajadores.
La trayectoria pública de Antonio Primo se inició en la Asociación de Empresarios de Hostelería y, desde aquí, pasó a presidir la Confederación Palentina de Organizaciones Empresariales (CPOE) y, en 2002 fue elegido presidente de Cecale, responsabilidad en la que permaneció hasta 2004. 
compromiso social. «En todos los órganos este empresario tuvo siempre los firmes principios que rigen el asociacionismo empresarial como el propósito del compromiso social con la generación de riqueza y la creación de empleo productivo como únicas fórmulas para garantizar el desarrollo económico y empresarial», según explicaron desde Cecale. 
Hasta no hace mucho, Antonio Primo se mantuvo al frente de sus empresas. Con traje y corbata era habitual encontrarle en su despacho en el Hotel Castilla Vieja. En la actualidad eran sus hijos los que dirigían las distintas firmas que había creado el patriarca y que incluyen establecimientos de hostelería en Villodrigo, Quintana del Puente, Torquemada, Magaz de Pisuerga y Palencia, donde tiene dos hoteles: los citados Castilla Vieja y Don Rodrigo, que forman parte de conglomerado empresarial; seis gasolineras en propiedad y otras 14 en renta y una bodega que él calificaba como «una joya», donde elaboran «unos vinos fuera de serie» gracias a su propio viñedo y que comercializan bajo el nombre Pagos de Negredo, dentro de la Denominación de Origen Arlanza.  El tópico de un hombre -en 2016 recibió su última distinción con el premio Especial Relevancia concedido por la Cámara de Comercio e Industria de Palencia- hecho a sí mismo no puede ser más cierto en su caso. 

sin follones. Su buen hacer profesional le llevó a ser elegido presidente de la Confederación Palentina de Organizaciones Empresariales (CPOE), cargo en el que estuvo 24 años y que llegó a compatibilizar entre 2002 y 2004 con la Presidencia interina de la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale). Es de su casi cuarto de siglo al frente de la organización palentina de lo que más orgulloso se sentía  porque, como él mismo reconocía, «hicimos un buen trabajo». Antonio Primo hablaba con buen recuerdo de que bajo su mandato promovió el diálogo social. «La patronal, los trabajadores y la Junta nos llevábamos bien, llegamos a acuerdos y no hubo follones», señaló en su momento a Diario Palentino. También se sentía satisfecho de haber entregado varios premios Cecale de Oro a los empresarios que habían destacado, y estando al frente de Cecale, de haber construido un moderno edificio. «Siempre me quedará la satisfacción de haber conseguido un inmueble propio para los empresarios de la región», comentó en su momento. Pero también sentía como una espina clavada el no haber podido construir un edificio de similares características para los empresarios palentinos. «Era un proyecto ambicioso que no he podido hacer realidad y aunque tenemos una sede compartida en Abilio Calderón, me hubiera gustado tener un edificio propio», lamentaba.  Aunque ya no era el presidente en funciones de CPOE (lo era honorífico) seguía preocupándose del sector empresarial. «Las grandes empresas siempre cuentan con el apoyo de las administraciones, pero los pequeños y medianos empresarios están olvidados. Están acobardados y se siente solos, y ellos son la clave», llegó a apuntar. En cuanto al futuro de la CPOE y de los empresarios palentinos, aseguraba que lo veía «con claridad» por quien está al frente -José Ignacio Carrasco- y añadía que cuando dejó la Presidencia exigió dos cosas a sus sucesores: «Que fueran honrados y trabajadores, y me han hecho caso, porque la directiva de CPOE cumple a la perfección con esos requisitos», por lo que está seguro de que tendrán «un futuro prometedor».
Por el tanatorio de Palencia, ayer pasaron distintas personalidades del mundo de la política, encabezadas por el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, de la economía y de la sociedad provincial y regional. El actual presidente de la CPOE, José Ignacio Carrasco, aseguró a este periódico que «Palencia ha perdido todo un referente de la economía provincial».
La misa de funeral tendrá lugar hoy sábado a las 12,45 horas en la iglesia parroquial de San Lázaro y, el entierro será en la localidad de Villodrigo.