Muere de un infarto con 35 años y con signos de Diógenes

DP
-
Muere de un infarto con 35 años y con signos de Diógenes - Foto: Á“scar Navarro

Emergencias 112 recibió el aviso a las 9,50 horas y bomberos y policías nacionales y locales acudieron hasta su domicilio de la calle Don Pelayo, donde se acumulaban las basuras

La tranquilidad que habitualmente reina en el barrio del Ave María de la capital se vio ayer truncada por la muerte de uno de sus vecinos, un joven de 35 años que fallecía en el número 12 de la calle Don Pelayo víctima de un infarto.
El Servicio de Emergencias 112 de la Junta, que recibió el aviso vía telefónica sobre las 9,50 horas, movilizó hasta el lugar de los hechos una UVI móvil para atender al varón, un conocido comerciante de la ciudad que tenía puesto propio en el mercadillo.
Una vez personados en el domicilio del joven, precisaron de los servicios de los bomberos de la capital, pues el finado, según los primeros indicios de la investigación, padecía síndrome de Diógenes y acumulaba basuras en el interior de su vivienda.
Participaron en el dispositivo un total de doce efectivos. Además, los bomberos que accedieron al interior del hogar familiar lo hicieron con trajes de protección especial a fin de no manchar ni contaminar sus uniformes.
Hasta allí también se acercaron varias patrullas de la Policía Local y el Cuerpo Nacional de Policía. Entre todos montaron un dispositivo para ayudar a bajar a la víctima hasta el portal una vez que se autorizó el levantamiento del cadáver. El suceso causó una gran expectación entre los vecinos de esta zona de la ciudad, que se arremolinaron a pie de calle para arropar a los familiares y seres queridos del joven fallecido.
En otro orden de cosas, los bomberos también participaron en la extinción de un incendio de forraje en Cascón de la Nava y rescataron a un ciervo de una acequia.