Las Guerreras presentan armas

Alberto Moreno
-

Incontestable triunfo de España (35-18) ante Suiza

Las Guerreras presentan armas - Foto: Eva Garrido

españa. Carmen Martín (4), María Núñez (1), Silvia Arderius (2), Silvia Navarro, Mercedes Castellanos, Jénnifer Gutiérrez (2), Maitane Etxeberría (2), Nerea Pena (1), Janna Sobrepera, Soledad López (3), Alicia Fernández (1), Ana Isabel Martínez (5), June Loidi (1), Almudena Rodríguez (3), Ainhoa Hernández (2), Andrea de la Torre, Kaba Gassama (4) y Mireya González (4).
suiza. Lea Schüpbach, Chantal Wick (1), Kerstin Kündig (1), Daphne Gautschi (2), Manuela Brütsch, Xenia Hodel (7), Marina Decurtins, Charlotte Kähr, Malin Altherr, Noëlle Frey (1), Stefanie Eugster, Jennifer Murer (1), Dimitra Hess (2), Simona Cavallari (2), Samira Schardt, Kira Zumstein y Emilia Eberhart (1).
árbitras. Tania Rodríguez y Lorena García.
parciales cada cinco minutos. 1-2, 4-2, 7-4, 12-6, 14-7, 17-9 (primera parte), 20-11, 24-13, 27-13, 30-15, 30-15, 35-18.
incidencias. Antes del comienzo del encuentro, la capitana de la selección española entregó una camiseta de Las Guerreras a Montserrat Marín, comisaria jefe de Palencia, guardameta del equipo español en los Juegos Olímpicos de Barcelona. Cerca de dos mil espectadores en este segundo encuentro de la primera jornada. Al término del encuentro, con la naturalidad y cercanía que estas jugadoras desprenden, firmaron cientos de autógrafos y se hicieron fotos en la pista.
 
A España le correspondió en este primer encuentro la teórica perita en dulce del torneo, la selección suiza. El equipo de Carlos Viver, con un balonmano alegre y variado, no tuvo problemas para derrotar a su rival. Tras unos primeros minutos en los que las suizas apuntaron buenas intenciones, poco a poco se fueron diluyendo ante la agresiva defensa bien 6:0, bien, principalmente en la primera parte, 5:1 de las españolas, con Silvia Navarro defendiendo los palos, recién cumplidos los cuarenta años, pero en plena forma.
Las suizas en la primera mitad tenían serios problemas para encontrar un resquicio en la defensa española, mientras que Las Guerreras tenían fluidez ofensiva, con rápidos y acertados ataques y contragolpes. Preciso y precioso juego que deleitó a los dos millares de espectadores que se dieron cita el pabellón. El récord de 3.401 espectadores quedó lejos, pero restan dos jornadas para batirlo y es probable que se pueda lograr, con otro rival más exigente y con otro horario más asequible. 


* Más información en la edición en papel y en la app de Diario Palentino