Unai Sordo apunta que la clase trabajadora «se juega mucho»

DP
-
Unai Sordo apunta que la clase trabajadora «se juega mucho» - Foto: Á“scar Navarro

El secretario general de CCOO advierte de que sería «muy importante» que la campaña electoral se alejara del «insulto» para centrarse en las «condiciones de vida de la gente»

El secretario general de CCOO, Unai Sordo, advirtió hoy de que sería «muy importante para la salud democrática» del país que la campaña electoral se alejara del «insulto», la «guerra de banderas», de «fomentar la crispación y la polarización social» para centrarse en lo que «preocupa a la gente» y determina «sus condiciones de vida». 
 Además, el dirigente sindical apeló a la participación de la clase trabajadora en los comicios del 28 de abril, porque «es mucho lo que se juega» y avanzó que elabora propuestas que presentará a los partidos políticos y que pivotan sobre política laboral, fiscal y el sistema de pensiones. 
Así lo señaló minutos antes de participar en un encuentro con la ejecutiva del sindicato en Palencia y en el que también estuvo presente el secretario general autonómico, Vicente Andrés y el secretario provincial, Luis González. 
El dirigente sindical lamentó que se haya perdido una oportunidad en los últimos años para que la mejora económica se traslade a los salarios de los empleados. «Se han desaprovechado oportunidades para modificar las reformas que han provocado mayor desigualdad en la sociedad», explicó  para reconocer que ahora toca «mirar hacia adelante» y hacer propuestas desde el sindicalismo que el conjunto de los partidos «deben contestar» durante la campaña. 
De ahí, que haya insistido en que sería muy importante para la «salud democrática» de España que la campaña electoral pivote sobre lo que «preocupa a la gente y lo que determina las condiciones de vida de los trabajadores». «Queremos una campaña que en lugar del insulto, de la guerra de banderas, de fomentar la crispación y la polarización social hable de como garantizar los servicios públicos, el sistema público de pensiones, cómo se van a recuperar los salarios y, en definitiva, de cómo se va a reconstruir el contrato social que necesita España para poner fin a la enorme crisis política y social de estos últimos años», ha subrayado. 
En este sentido, Sordo hizo hincapié en que la clase trabajadora debe interpretar la «importancia» de estas elecciones por lo que hizo un llamamiento a la participación electoral. «Nos jugamos mucho y no vale ponerse de perfil», advirtió para ahondar que, en su opinión, España necesita un gobierno «en clave progresista que ponga fin a los efectos de la política de austeridad que se llevó a cabo de 2010 a 2017 de forma muy intensa». 
En cuanto a las propuestas que se van a remitir a los partidos políticos, el secretario general de CCOO desgranó que girarán en torno a tres ejes: política laboral, fiscal y sistema de pensiones. 

ejes. Sobre el primero de los ejes, Sordo advirtió de que hay que «corregir» y «derogar» las partes centrales de la Reforma Laboral de 2012 porque, en su opinión, están provocando el «empobrecimiento» de una parte de la clase trabajadora. «Los salarios más bajos en España han perdido mucho poder adquisitivo y no han recuperado el nivel de antes de la crisis pese a que los dividendos entre los empresarios han crecido», lamentó. 
En cuanto a las pensiones señaló que serán «taxativos». Primero con los partidos progresistas para que aclaren qué sistema de pensiones «quieren» y que «aclaren cómo se va a financiar». «Decir que se quiere mantener el sistema público y que se revaloricen las pensiones está muy bien, pero eso supone un incremento en gasto y eso se tiene que saber», explicó.   «A los tres partidos de la derecha», continuó, preguntará si «de verdad» defienden un sistema público y el Pacto de Toledo.  Por último, exigió al próximo Gobierno recorrer parte de los ocho puntos de presión fiscal que España tiene de diferencia con la Unión Europea para recaudar parte de los 91.000 millones más que ahora no ingresa. Con ese dinero, Sordo considera que se mejoraría la cartera de ingresos y permitiría hacer políticas públicas «más inclusivas y valientes», «garantizar el sistema público de pensiones y sevicios públicos de calidad, atención a la dependencia e infraestrucutras».  
Además, alertó sobre aquellos partidos que quieren bajar los impuestos porque eso supondría «resquebrajar» el Estado social. «Hay que apostar por subir la presión fiscal y determinar quién paga, llevar a cabo un plan de choque contra la economía sumergida, que es mayor que en Europa, porque no es de recibo que las empresas paguen menos en Impuestos de Sociedades, que los trabajadores en el IRPF», puntualizó.  Por otra parte, Sordo denunció «reticencias» en las organizaciones empresariales a cumplir los compromisos alcanzados de subir el salario sobre el tres por ciento y situarlo en 14.000 euros como salario mínimo de convenio, al igual que en la aplicación del Salario Mínimo Interprofesional, donde han detectado un incremento de la jornada laboral o el aumento de pluses para «detraer» ese incremento.
 Por su parte,  Vicente Andrés avanzó un cambio de ciclo político en Castilla y León no solo porque el actual presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, ya no continuará, sino porque «a tenor de las encuestas» habrá un cambio de escenario para pasar a un Gobierno de «coalición». «Eso requiere un replanteamiento de nuestra formulación de Diálogo social que provocará una actualización en la política sindical», explicó.  Además, coincidió con Sordo en que Cecale no está cumpliendo los acuerdos de negociación coleciva y empleo firmados en Madrid, «rebosando el vaso de la paciencia sindical» en un momento,  de crecimiento «importante» en los beneficios de los empresarios de Castilla y León, «cuatro puntos más que en el conjunto de España», por lo que augura un escenario «menos pacífico que el que había «hasta ahora». 

Unai Sordo apunta que la clase trabajadora «se juega mucho»  Á“scar Navarro
Unai Sordo apunta que la clase trabajadora «se juega mucho» - Foto: Á“scar Navarro