Más vale tarde que nunca

Alberto Moreno
-
Más vale tarde que nunca - Foto: Sara Muniosguren

La Salle pasa a las semifinales a costa del Villamuriel B

Dice el refrán que más vale tarde que nunca y a fe que el CDLa Salle lo cumplió a rajatabla. Una confusión en torno al día de celebración del encuentro provocó que el gran favorito a adjudicarse el título en la categoría alevín de primer año se presentase veinte minutos tarde al partido.
Afortunadamente, los niños no estaban dispersos en sus domicilios, sino entrenando a la misma hora en la capital, por lo que en tiempo récord fueron avisados sus padres para que los trasladasen a Grijota, donde ya esperaba el Villamuriel B. El material deportivo, con las camisetas y medias, fue llegando poco a poco.
Esta circunstancia parecía que podía jugar en contra para La Salle, que nada más llegar al campo, sin apenas calentar, ya estaba jugándose el pase a la semifinal. Pero no fue así, al contrario, pareció encarrilar el partido con tres goles.
Pareció, porque el Villamuriel no arrojó nunca la toalla. Al contrario, durante muchos minutos del partido no sólo trató de tú a tú a su poderoso rival, sino que lo superó. El tanto de Lukas dio alas a los cerrateños, que soñaban con la remontada, poniendo en apuros al portero Hugo.
Pero Germán, un cazagoles, se encargó de volver a poner las cosas en su sitio cortando la remontada de unVillamuriel que no mereció tanto castigo, pero la calidad que atesora el cuadro capitalino hace posible sacar adelante un partido en las situaciones más complicadas.
La Salle pasa a una semifinal en la que se medirá al Carrión. Para aquellos que gustan de ver el torneo en directo, triple plato los próximos lunes, martes y miérco

Más vale tarde que nunca Sara Muniosguren
Más vale tarde que nunca - Foto: Sara Muniosguren
Más vale tarde que nunca Sara Muniosguren
Más vale tarde que nunca - Foto: Sara Muniosguren
Más vale tarde que nunca Sara Muniosguren
Más vale tarde que nunca - Foto: Sara Muniosguren
Más vale tarde que nunca Sara Muniosguren
Más vale tarde que nunca - Foto: Sara Muniosguren