Dos drones vigilan las carreteras para prevenir accidentes

E.M.
-

Los aparatos de última generación pondrán sancionar las diversas infracciones que cometan los conductores, salvo el de exceso de velocidad al carecer de radar

Dos drones vigilan las carreteras para prevenir accidentes - Foto: Sara Muniosguren

La Dirección General de Tráfico, en su afán por mejorar las labores de vigilancia, control y gestión del tráfico en las carreteras, incorporó el sábado a las carreteras palentinas un nuevo medio aéreo para mejorar las misiones de vigilancia del tráfico, a fin es aumentar la seguridad de la circulación en las carreteras.
Así, dos drones de última generación recorrieron distintas vías de la provincia, comenzando en la autovía A-67, a la altura de Osorno. «En lo que va de año, nueve personas han fallecido en accidentes de tráfico y otras 167 han resultado heridas, alguna de  gravedad, por lo que esta nueva medida servirá para aumentar el control sobre los infractores y contribuirá a intentar reducir el número y la gravedad de los siniestros de circulación», destacó el jefe provincial de Tráfico, Fernando Alonso.
Además de labores de vigilancia y regulación del tráfico, estos aparatos graban las infracciones al volante, para tramitar las correspondientes multas. Envían fotos y vídeos en tiempo real a los centros de gestión de tráfico o a la Guardia Civil y, entre las infracciones que vigilan están las de conducir con el teléfono móvil, no tener abrochado el cinturón de seguridad, no respetar las distancias de seguridad o las señales y normas viarias.
En la actualidad, estos drones no disponen de radar, por lo que no formulan denuncias por excesos de velocidad. Además, tal y como indicó Fernando Alonso, también son muy buenos «para realizar controles en pruebas deportivas, marchas, romería, operaciones de tráfico o en accidentes de cierto volumen o con mercancías peligrosas».
Tal y como explicó el cabo Lozano de la Guardia Civil, en la actualidad hay once drones a nivel nacional y la DGT está tramitando la adquisición de otros veinte. La altitud operativa de estos aparatos es de hasta 120 metros, con una autonomía cercana a la media hora, un radio de acción de 500 metros y con unas cámaras de alta definición incorporadas con un alcance de visión de hasta 5 kilómetros.
Las ventajas de los drones frente a los helicópteros son su mayor agilidad y polivalencia y el reducido coste de sus horas de vuelo. Sin embargo, los drones tienen menos autonomía de vuelo y mucho menos radio de acción que los helicópteros, a lo que se suma que no pueden ser utilizados en caso de inclemencias meteorológicas desfavorables.