Astudillo se rinde a su Toro del Pueblo

Rubén Abad
-

Filigrana, de la ganadería de Concepción Quijano y unos 500 kilos de peso, fue el gran protagonista del festejo popular. El encierro se prolongó por espacio de hora y media, en el que el astado mantuvo en vilo a corredores y recortadores

Astudillo se rinde a su Toro del Pueblo - Foto: Á“scar Navarro

Hay tradiciones que se mantienen y otras que, por fuerza mayor y por más empeño que pongan sus promotores en mantenerlas, se han de modernizar y adaptar a los nuevos tiempos. Esto es lo que le ocurrió a Astudillo con su centenario Toro Enmaromado, reconvertido ahora en Toro del Pueblo. Un festejo taurino que ayer tomaba las calles por segundo año entre una gran expectación de vecinos y visitantes tras los «buenos resultados» obtenidos en la primera edición.
Filigrana ya forma parte de la historia local. Este novillo de la ganadería palentina de Concepción Quijano (Calzada de los Molinos) que rondaba los 500 kilos de peso (480 cuando fue seleccionado hace un par de meses), fue el segundo astado en protagonizar este festejo popular que reunió a primera hora de la tarde a cientos de personas. Un público entregado a la causa que abarrotaba las inmediaciones de un circuito urbano de unos 700 metros de longitud en torno a la plaza de toros portátil. Recorrido en el que el animal, de capa negro mulato, campó a sus anchas por espacio de hora y media.