scorecardresearch

Londres planea aplazar los controles en Irlanda del Norte

EFE
-

El Ejecutivo británico prevé alargar durante "algunos meses" el "período de gracia" para establecer las medidas aduaneras acordadas con la UE ya que argumenta que el acuerdo impone demasiadas trabas al mercado interno del Reino Unido

Londres planea aplazar los controles en Irlanda del Norte - Foto: POOL

El Gobierno británico planea aplazar por tercera vez los controles aduaneros pos-Brexit en Irlanda del Norte que acordó con la Unión Europea (UE), avanzó este lunes el diario Financial Times (FT).

El Ejecutivo prevé anunciar oficialmente esta semana una extensión del "periodo de gracia" para establecer esos controles, que está previsto que concluya en octubre y que se alargará ahora durante "algunos meses" más, según el FT.

Los acuerdos del Brexit, que entraron en vigor el 1 de enero, exigen que las mercancías que cruzan desde la isla de Gran Bretaña hacia Irlanda del Norte cumplan con las regulaciones y estándares de la UE, una medida diseñada para evitar una frontera entre las dos Irlandas.

El Gobierno británico argumenta, sin embargo, que el acuerdo impone demasiadas trabas al mercado interno del Reino Unido y exige a Bruselas que acepte modificarlo.

El pasado marzo, cuando debían entrar en vigor los primeros controles de entrada hacia Irlanda del Norte, Londres decidió unilateralmente no aplicarlos, lo que llevó a la UE a iniciar una reclamación legal que por ahora está en suspenso.

En junio, ambas partes acordaron una nueva extensión del "periodo de gracia" para tratar de negociar una salida pactada al contencioso.

Según fuentes comunitarias citadas por el FT, el nuevo aplazamiento de los controles que anunciará el Reino Unido "no provocará una fuerte reacción" en Bruselas, que ya anticipaba ese paso después de varios meses sin avances significativos en el diálogo.

El secretario de Estado británico para la relación con la UE, David Frost, que fue el negociador jefe del acuerdo del Brexit con Bruselas, ha recalcado esta semana que el protocolo norirlandés requiere "cambios sustanciales y significativos".

"Este proceso puede generar cierta frialdad y desconfianza entre nosotros y la Unión Europea, que podría extenderse al resto de nuestras relaciones", alertó Frost.