Sánchez evita descartar el indulto a los líderes del 1-O

Efe
-

Sánchez evita descartar el indulto a los líderes del 1-O - Foto: Oscar del Pozo - Europa Press

Pedro Sánchez ha señalado que su responsabilidad es "no judicializar la política ni politizar la justicia" y respetar la independencia del Poder Judicial y la presunción de inocencia y que será una vez que haya sentencia cuando el "poder político, lógicamente, tendrá que posicionarse".

El presidente del Gobierno también ha revelado en una entrevista que hay dirigentes independentistas catalanes que le han reconocido en "conversaciones privadas" que la independencia de Cataluña "no se va a producir" y por ello les ha emplazado a "dar la cara" y admitir a los catalanes que "les han engañado".
Sánchez ha reprochado a estos políticos catalanes, que no ha querido identificar, que no actúen "de buena fe" porque aunque saben que la independencia de Cataluña "no es posible" han defendido estos postulados hasta llevar a la sociedad catalana a un "callejón sin salida".
En su opinión, el mayor problema que tiene ahora Cataluña no es la independencia, sino la convivencia, y ha recordado que algo parecido ocurre en el Reino Unido, cuyos políticos han llevado a su sociedad a un callejón sin salida con el 'Brexit'. El presidente del Gobierno se ha mostrado categórico al asegurar que nunca admitirá un derecho de autodeterminación para Cataluña y mucho menos una consulta independentista.
Ha subrayado que durante su carrera política ha demostrado que cuando dice "no es no" lo cumple, por lo cual en Cataluña no habrá ni independencia ni referéndum, ha zanjado.
Lo que él propone es que ante este problema de convivencia se abra un espacio de diálogo en Cataluña bajo las premisas de claridad, confianza y buena fe que, precisamente, no han demostrado los independentistas al tumbar unos Presupuestos Generales del Estado de marcado carácter social porque el Gobierno no admitía el derecho de autodeterminación.
Ha insistido, en esta línea, en que los nacionalistas tienen que hablar con los no nacionalistas, y ha asegurado que la sociedad catalana "quiere pasar pantalla" tras las elecciones del 28 de abril.