Fernández: "Un pacto PSOE-Cs sería antagónico al cambio"

Rubén Abad
-
Fernández: "Un pacto PSOE-Cs sería antagónico al cambio"

El candidato de Podemos a la Presidencia de la Junta defiende que un Ejecutivo de color "anaranjado" daría continuidad a las políticas de precariedad del PPCyL

El líder de Podemos en Castilla y León y candidato a la presidencia de la Junta, Pablo Fernández, sostuvo hoy que un hipotético pacto entre PSOE y Ciudadanos en la Comunidad, tras el 26M, sería “antagónico al cambio” porque el nuevo ejecutivo tendría “un color anaranjado” que supondría la continuidad de las políticas de precariedad que, apuntó, ha ejecutado el PP en sus 32 años al frente del Ejecutivo autonómico.

En declaraciones a los periodistas, durante una visita a Guardo urgió al candidato socialista a presidir la Comunidad, Luis Tudanca, a que fuera sincero y manifestase su voluntad de pacto después de los comicios autonómicos porque “se rumorea que van a pactar con Cs y eso no garantizaría ningún cambio”.

Por contra, prosiguió, el verdadero cambio en Castilla y León se daría con un Gobierno en el que tuviese cabida Podemos-Equo para "garantizar que se desarrollen políticas con las que aseguremos la justicia social a los castellanos y leoneses”. Fernández mostró así su disposición a sentarse a negociar con los socialistas tras el 26M para constituir un gobierno del cambio.

Se trata de unas negociaciones en las que, afirmó, Podemos se sentará como garante de ese cambio y en las que “nos aseguraremos de que el PSOE hace lo que promete y garantizaremos que haya políticas de Igualdad”. En ese sentido, dijo, de llevarse a cabo la negociación ambas formaciones tendrán que poner sobre la mesas todas las cuestiones que “nos unen y nos separan”.

“Los únicos colores que llevarían la esperanza a Castilla y León son el verde y el morado que hay en Podemos-Equeo y con los que vamos a garantizar ese verdadero cambio en la Comunidad, después de 32 años del PP”, dijo el líder de Podemos, quien también se pronunció sobre los resultado del barómetro del CIS que se conoció ayer y que les daban ocho procuradores en el Parlamento autonómico al asegurar que ellos confían en obtener un mejor resultado.

De hecho, aseguró que las expectativas de la confluencia son “mejores” porque “salimos a ganar” y explicó que en las pasadas generales del 28 el PSOE triunfó gracias al “voto del miedo” a la irrupción de Vox. Tendencia que no se producirá en estas autonómicas porque, aseguró, los ciudadanos se han dado cuenta de que los socialistas “viven en el baile de la yenca porque dan un paso a la izquierda y dos a la derecha”.

“Afrontamos la campaña con ilusión y optimismo, con muchas ganas de dar impulso a sitios como Guardo que necesitan avanzar y requieren de políticas del siglo XXI y muchos cambios de lo que viene haciendo hasta ahora el PP. Estamos ante una oportunidad histórica de cambiar en Castilla y León”, recalcó.

Finalmente, el candidato de Podemos a presidir la Junta recalcó que su formación aspira a gobernar con una batería de medidas que tiene por objeto dar futuro a la Comunidad y revertir la despoblación, centradas en cinco pilares básicos como la mejora de los servicios públicos, el empleo, el impulso a Pymes y autónomos y la vivienda e infraestructuras.