Música y vida

E.M.
-

Contar historias a través de la música le permite desarrollar propuestas y mostrar un potencial que cada día sigue creciendo con formación y creación

Música y vida - Foto: Á“scar Navarro

Ilusionado, motivado y con ganas de seguir creciendo en el mundo de la música. Así se siente Andrés Martín, tras ser nominado de nuevo a los Hollywood Music in Media Awards, considerados los galardones musicales más prestigiosos después de los Oscar y los Grammy.
Este organismo, con sede en Los Ángeles, busca talentos musicales alrededor del mundo y premia la innovación y la contribución de ideas a la industria musical. 
El compositor palentino, que compite con otros diez trabajos en la categoría denominada Word, es candidato por su tema Budapest-Buenos Aires. «Tengo algo diferente en mi manera de ver la música y para encontrar el hilo conductor de mis composiciones imagino historias y las cuento», explica Andrés Martín.
Así, en su trabajo cuenta el relato de un argentino que se enamora de una húngara en Italia. De ahí que aparezcan connotaciones de músicas y tradiciones de estos países.
Es uno de los seis españoles nominados en las 15 categorías del certamen, al que ya fue candidato el año pasado. Será el próximo 20 de noviembre cuando Martín se acerque hasta el Teatro Avalon en Hollywood Boulevard, para disfrutar de una gala de lujo. «Solo el disfrutar de una experiencia así ya es impresionante, pues supone una vivencia y una inyección de autoestima», asegura. «Realmente soy un afortunado y espero que algún día se me presente la oportunidad de entrar en la industria del audiovisual», añade el compositor. Siempre ha vivido vinculado al mundo de la música, pues su padre, su abuelo y su bisabuelo lo eran, a lo que se une su interés por componer y crear, además de sus conocimientos de lenguaje musical, piano, bajo eléctrico y guitarra clásica. De hecho, lleva 30 años compaginando labores de músico y de técnico de sonido, tanto en directo como en estudio.
El dedicarse más de lleno a este mundo le surgió hace dos años, cuando se presentó a un concurso para elaborar la música de un cortometraje. «Aunque no gané, me dijeron que tenía muy buenas ideas y una visión especial para la música, por lo que me animé a aportar mi trabajo y desde entonces no he parado», cuenta.
De hecho, en el último año ha obtenido por su música varios premios en EEUU, como una medalla de bronce en los Global Music Awards y dos menciones honoríficas en el festival de cine independiente The Indie Gathering celebrado en Cleveland.
En estos momentos, además de continuar estudiando para perfeccionar sus conocimientos, tiene pendiente comenzar a componer para una serie de ciencia ficción, así como la cabecera y la sintonía del programa de Cocina en Altura que comenzará a emitirse en unos meses.