El desenfoque de la vida

E.M.
-

Larah Fémina saca su nuevo trabajo, un disco formado por doce canciones en las que habla de sus vivencias, miedos y pasiones para llegar al concepto de enfoque de la vida y la muerte

El desenfoque de la vida

«Si miramos a través de una cámara que no está enfocada, veremos todo borroso, confuso, irreal. Es una visión de nuestra sociedad: el individualismo, el aquí y el ahora, lo fugaz, el consumo, la imagen, los medios, el show…». Así se presenta Desenfoque, el nuevo disco de la palentina Larah Fémina, un trabajo formado por doce canciones escritas por ella misma, con colaboraciones vocales de Sonia Barba y los músicos Zambrana y Chen. Las producciones musicales son trabajo de Tisho, excepto los temas 3, 5 y 11 producidos por Chen y el tema 12 producido por Cansi Natra.
El disco -que está disponible desde la semana pasada en todas las plataformas digitales como Spotify, Youtube, Itunes y Deezer-, se fue construyendo a través de un «mapa conceptual» para poder encontrar elementos con los que trabajar. «Elementos vírgenes, que no estuvieran contaminados con mi relación con la música hasta entonces», apunta la propia autora. Desde ahí «fui conectando mis vivencias, mis miedos, mis contradicciones, mis pasiones. Hasta llegar al concepto de enfoque o desenfoque, de vida o muerte», añade.
Desenfoque habla de volver a nacer, de vivir y, sobre todo, de muerte, «como un paso más para volver al ciclo». «La muerte es una pulsión primigenia de la humanidad, como la música. Que trasciende a culturas y épocas», apunta Fémina. «Vivimos en desenfoque, pero cada uno se las apaña para buscar la nitidez de su existencia. Hasta hace poco mi manera de trabajar era muy en desenfoque», añade.
Larah Fémina cree que «durante mucho tiempo hemos intentado justificar nuestra música con la historia del que narra. Lo hemos cargado de ego, de estética, de etiquetas… Y todo eso son tiranías que desvirtúan el valor de la propia música. La música al desnudo, como arte y no como artesanía, es capaz de transmitir por sí sola», argumenta sobre lo que la ha llevado a poner en marcha este nuevo disco. Desde que Larah Fémina lanzara su primera maqueta en 2008, este supone su séptimo trabajo musical: Fémina de rima finah, Alta Cocina, Materia (Maxi single), Personalidad, Mantis Religiosa (LP), Mantis Religiosa Remix y Rozando el núcleo.
Además, recientemente, Lara Herrero (Larah Fémina) ha lanzado el libro de poesía erótica ilustrada titulado Comisuras, junto con la ilustradora Noelia Maeso. Se trata de un libro de poemas ilustrados desde una perspectiva erótica y feminista. Tal y como revelan las autoras, Comisuras es un pequeño paréntesis para que la rutina se torne un poco menos rutina. «Es una invitación al diálogo en la intimidad o colectivamente. Porque lo mejor que tiene Comisuras es que por cada título se plantean dos perspectivas diferentes de un mismo asunto en torno a la sexualidad, la erótica y el feminismo. Dos perspectivas por cada una de sus autoras. Una visión diferente por cada uno de sus lectores», dicen.
Esta palentina dedica el tiempo a su profesión, la sexología, y a su hobby, escribir. Se interesó por la composición musical antes de conocer el hip-hop, pues cursó estudios en el Conservatorio de solfeo y violoncello durante tres años. Los conocimientos de música le hicieron abrir horizontes y oídos hasta captar la esencia de la cultura urbana y la música de las calles.