'Virgo et mater'

Ignacio Crespo
-

El tercer y último capítulo de 'Lux' en Carrión de los Condes tiene lugar en la iglesia de Santiago. Reúne 28 obras de autores de renombre, como Gregorio Fernández o Pedro Berruguete, entre otros, procedentes de distintas diócesis de la comunidad

‘Virgo et mater’ - Foto: Óscar Navarro

Levantada en el siglo XII con una de las fachadas más importantes del románico de la provincia, la iglesia de Santiago, en Carrión de los Condes, es uno de los 20 hitos del Camino de Santiago  Francés, considerado  Patrimonio de la Humanidad. Pese a sufrir un grave incendio a principios del siglo XIX que obligó a reconstruir la práctica totalidad del edificio, aún perduran algunas partes intactas desde su construcción, entre las que, sin duda, destaca la fachada occidental, considerada todo un ejemplo del románico de transición. 

 Este templo acoge el tercer y último capítulo de la parte de Lux, la vigésimoquinta edición de Las  Edades del Hombre, que se celebra en Carrión de los Condes, a diferencia de los dos primeros, Ave María y Tota Pulchra, que tienen lugar en la iglesia de Santa María del Camino. Estas dos obras arquitectónicas de culto comparten, junto a la catedral de Burgos y la localidad de Sahagún (León), todos los capítulos del evento, que tiene la figura de la Virgen María como gran protagonista. 

Esta tercera entrega, Virgo et Mater (Virgen y madre), muestra secuencialmente la vida de María, desde sus desposorios con José y la anunciación, pasando por la visitación, la adoración de los pastores o la presentación en el templo, hasta el nacimiento de su Hijo primogénito y los principales sucesos que acontecieron en la vida de los dos. Más de 28 obras han sido prestadas por las distintas diócesis de la comunidad entera para ser expuestas en Virgo et Mater, desde artistas consagrados y de renombre como Pedro Berruguete o Gregorio Fernández, hasta elaboraciones artísticas anónimas.  

‘Virgo et mater’‘Virgo et mater’ - Foto: Óscar NavarroEntre las obras expuestas se puede encontrar Nacimiento de Cristo y Adoración de los Pastores, de Gregorio Fernández. El altorrelieve es una esmerada obra personal del artista y ofrece el aliciente de adelantar modelos iconográficos que el escultor utilizará en otras obras. La composición sigue las leyes de la simetría, con las figuras ordenadas en torno a la imagen central del Niño Jesús arropado por un ángel. La Virgen y San José se colocan a la derecha y los pastores a la izquierda, dejando un hueco entre ellos para colocar las cabezas de la mula y el buey. Fue creada en 1614 a partir de madera policromada, y se encuentra expuesta en el monasterio de las Huelgas Reales, en la provincia de  Valladolid. 

Otra de las obras que destaca es la que inaugura la exposición: Los Pretendientes de la Virgen, de Pedro Berruguete. La escena se inspira en uno de los relatos del evangelio apócrifo que Santiago de la Vorágine incorporó a su Leyenda Dorada en la Edad Media. Cuenta cómo María, con 14 años, es requerida por el sumo sacerdote para abandonar el templo y casarse, a lo que ella se niega por su voto de virginidad. El cuadro muestra a la Virgen acompañada de cuatro jóvenes, al sumo sacerdote y a varios pretendientes. Entre otros elementos, la pintura destaca por el esmerado estudio de rostros y manos, así como por los colores ricos y brillantes de las telas, copia de los tejidos de finales del siglo XV utilizados en las ceremonias religiosas, en la corte y entre la nobleza. El panel de oro del fondo, signo de divinidad, pertenece a la tradición medieval. La obra ha sido ofrecida por el Museo Diocesano de Palencia y fue pintada en el siglo XVI. 

Otras reliquias del mundo artístico que se pueden ver expuestas en Carrión de los Condes son: Virgen de la O, de autor anónimo del siglo XIV y hospedada en la parroquia de Santiago de Medina del Campo; Natividad, de Fernando Gallego, procedente del palacio episcopal de Salamanca, del siglo XV;  Virgen de la leche Coronada por ángeles, de Alejo de Vahía, procedente de la parroquia de Morales del Vino, entre muchas otras obras destacables. 

‘Virgo et mater’‘Virgo et mater’ - Foto: Óscar Navarro‘Lux’. Desde su nacimiento, la Fundación Las Edades del Hombre ha velado por investigar, conservar y difundir el arte sacro de Castilla y León. Desde el año 1988 (primera exposición) se han contabilizado hasta 24 ediciones del evento, incluyendo la presente, repartiéndose entre once diócesis de la comunidad autónoma. 

Lux es el título de esta edición, que se está celebrando en cinco sedes distintas entre Burgos, Carrión de los Condes y Sahagún. La elección de los lugares en los que tiene lugar el evento se debe a una serie de acontecimientos que ocurren a lo largo del presente año: en primer lugar, la celebración del Año Santo Jacobeo, por lo que el recorrido del Camino de Santiago Francés ha tomado especial importancia, ya que pasa por distintas localidades de la comunidad. El segundo acontecimiento es el VIII centenario de la fundación de uno de los edificios más emblemáticos de Europa, la catedral de Burgos. 

La figura de la Virgen María y  su maternidad  está siendo, durante toda la exposición, la gran protagonista.  A lo largo del recorrido del Camino de Santiago Francés,  se encuentran numerosísimas iglesias y ermitas con advocación mariana, por lo que el evento no podía girar en torno a otra figura. 

‘Virgo et mater’
‘Virgo et mater’ - Foto: Óscar Navarro