Un trabajo minucioso

Carlos H. Sanz
-
Un trabajo minucioso - Foto: Eva Garrido

Los operarios de la empresa Somex trabajan ya en la eliminación de las juntas del pavimento de la calle Mayor

Un mes es lo que van a tardar, aproximadamente, los operarios de la empresa Somex en sellar todas y cada una de las juntas entre baldosa y baldosa de los 900 metros de la calle Mayor. Un trabajo minucioso que exige recorrer palmo a palmo la principal vía de la ciudad y que supone a las arcas municipales una inversión de 44.494 euros.
No hay datos al respecto pero por ahí andará el número de zapatos de tacón rotos tras quedarse atrapados en las juntas en la pavimentación de la calle Mayor. Y es que en su día, cuando se llevó a cabo la reforma de la vía, quedó la colmatación entre juntas -de un centímetro, aproximadamente-, lo que a lo largo de los últimos años ha supuesto un auténtico quebradero de cabeza para todas las personas, principalmente mujeres, que se han atrevido a transitar la vía con calzado de tacón.
A quién no le ha pasado, o conoce a alguien que le haya ocurrido, que al transitar por la calle Mayor se ha visto atrapado entre baldosa y baldosa. La desagradable trampa obliga a las cazadas a descalzarse y tirar con fuerza para desencajar el zapato, y así poder continuar con su camino. Eso en el mejor de los casos, porque el embaldosado guarda una larga lista de tacones rotos.
Si uno se fija con atención, no es raro ver cómo las mujeres que calzan zapatos con un tacón fino, evitan pisar las juntas, así que para acabar con esta situación y garantizar que la calle Mayor es segura para todo tipo de calzado, el Ayuntamiento, a petición del grupo municipal de Ciudadanos, sacó adelante este proyecto que se ejecutará ahora con un plazo máximo de ejecución de 30 días, según consta en el contrato.
Y pese a que no es un trabajo complicado, sí tiene su miga. Las obras consisten en el relleno y rejuntado del pavimento con mortero premezclado, con alta resistencia mecánica, resistencia a las sales de deshielo y a los ciclos hielo-deshielo.
Un mortero de dureza y a prueba de toda inclemencia meteorológica, que exige que se mezcle y aplica con una temperatura ambiente, del soporte y del material pétreo, comprendida entre 5 y 30 grados centígrados.
Incluso la mezcla de ese mortero es un mundo, ya que tiene que ser mediante un sistema mecánico adecuado con la cantidad correcta de agua y durante al menos 3 minutos. Así consta en las condiciones que el Ayuntamiento ha puesto a la empresa, donde se dice expresamente que hay que evitar la mezcla manual y se aconseja realizar el rejuntado por zonas de una superficie máxima de 40 m².
Antes de verter el mortero para el rejuntado, los operarios de Somex deben limpiar todas y cada una de las  juntas de manera manual y mecánicamente, desprender la suciedad que durante décadas ha encontrado acomodo entre baldosa y baldosa, ayudados por una máquina a presión, pero asegurándose de que queden limpias, sin encharcamientos ni partes sueltas antes de rellenar toda la profundidad y anchura de la junta. 
En definitiva, un trabajo minucioso que exigirá de paciencia y buen hacer a la empresa adjudicataria, pero que todo el mundo, especialmente las mujeres, agradecerán si pueden volver a andar por la calle Mayor sin temer por la vida de sus zapatos y tobillos.