Del abandono a la acogida y escucha

Carlos H. Sanz
-

El último bebé abandonado a las puertas de un centro religioso fue hace 20 años. Hoy, la Diócesis ofrece a asesoramiento a través del COF

Del abandono a la acogida y escucha

Eran las 8,15 de la mañana del 30 de julio de 1999 cuando Pedro Pedrosa, un trabajador que realizaba obras en el Centro Juvenil Don Guanella, en lo que hoy es la sede social del Centro Villa San José, junto al colegio Blas Sierra, encontraba sobre el felpudo de la entrada al centro a un bebé abandonado de tan solo unas horas de vida.
Envuelto en una sábana manchada de sangre de su cordón umbilical, aún intacto, Pedro Pedrosa  lo arropó para darlo calor, protegerlo de las bajas temperaturas y calmarlo porque no paraba de llorar, mientras llamaba a Cruz Roja, que envió a dos asistentes sociales  para encargarse del recién nacido y, en ambulancia, trasladarlo a la unidad de Neonatos del hospital Río Carrión.
Aquel bebé sobrevivió -los otros dos abandonos registrados en esa misma época no lo hicieron- y hoy será un joven de 20 años llamado José Luis que habrá crecido en su familia de acogida fuera de Palencia, ya que la normativa de la Junta en aquel entonces era que recalase en otra provincia dentro de la Comunidad.
La hemeroteca de Diario Palentino registra que este fue el último bebé abandonado a las puertas de una entidad religiosa en la provincia. Al menos, que trascendiese a los medios de comunicación. Hoy en día, esa práctica de dejar a los recién nacidos a las puertas de un centro religioso ante la imposibilidad de criarlo ha desaparecido.
De hecho, la Diócesis ofrece un servicio de asesoramiento para evitar llegar a un desenlace tan traumático a través del Centro de Orientación Familiar, un servicio profesional especializado en la atención integral a las dificultades familiares, en la educación positiva e integradora del amor y la sexualidad humana, y en el acompañamiento y acogida de la vida.
Miguel Ruiz es el psicólogo que está al frente del COF, quien explica que «es raro que lleguen casos tan graves» como el de los dos jóvenes que presuntamente arrojaron a su bebé al río Carrión. «El perfil de madres a las que ayudamos es de jóvenes que dudan si tener o no a su hijo. El COF es un recurso de acogida y escucha, y nuestra labor es informar a la progenitora de todas las opciones y recursos que tiene antes de interrumpir el embarazo», comenta Miguel Ruiz.
«Ante una decisión tan importante, los progenitores deben tener todos los elementos de juicio. Existen mil recursos antes de tomar una decisión como la que han tomado estos chicos, incluso la renuncia al recién nacido», comenta este psicólogo, que también es sacerdote. 
El Centro de Orientación Familiar de la Diócesis trabaja también con Red Madre, y basta con llamar al 979 72 69 61 o 660 58 31 12 para concretar una cita. Su sede está en la calle de Diego Laínez, 6, bajo, y a través de su página web, www.diocesispalencia.org/cof ofrecen información de sus servicios para las familias.
Quizá si la madre y el padre de aquel bebé que fue abandonado a las puerta del Centro Juvenil Don Guanella en una mañana de julio de hace 20 años hubieran sabido de todas su opciones, quizá el desenlace hubiese sido distinto. Quizá si D.M.D y S.O.G  hubiesen tenido todos los elementos de juicio, no hubieran tomado la peor decisión de todas.