Salva una vida con una técnica pionera de primeros auxilios

ALBERTO ABASCAL
-

El inspector-coordinador de servicio de la Policía Nacional, Juan Palencia, asegura a 'DP' que «la formación es indispensable» . El herido había sido apuñalado

Salva una vida con una técnica pionera de primeros auxilios

«Los medios son importantes, pero también la formación». Es una opinión a modo de conclusión de Juan Palencia, inspector- coordinador de servicio de la Policía Nacional adscrito a la Comisaría de Palencia después de que en la madrugada del pasado día 1 de septiembre le salvara prácticamente la vida a G.A.S.Z., de 47 años, que había resultado herido por arma blanca (continúa en la UCI del hospital Río Carrión) en la calle Eras del Bosque a consecuencia de una reyerta con otro individuo, F.B.L., de 42 años, que también resultó herido por lo que también fue evacuado a un centro hospitalario de Valladolid.
El inspector relató a Diario Palentino que en la actuación, «más que colocarle las vísceras por la herida localizada en el abdomen,  me preocupaba la importante hemorragia que tenía la víctima». «Simplemente, le metí las vísceras y le coloqué una venda de Celox para luego presionarla sobre ha herida hasta que llegaron las asistencias sanitarias con la ambulancia», añade. La venda Celox, que es habitualmente utilizada por las fuerzas de élite del ejército y de los cuerpos policiales, es el hemostático más avanzado que existe (no es fácil adquirirlo en las farmacias, aunque está disponible a través de Internet). Detiene hermorragias severas en segundos, ayudando a salvar vidas. De hecho, este tipo de material y otros complementarios ya acompañan a los agentes en su trabajo diario. 
Los hechos tuvieron lugar en la madrugada del 1 de septiembre cuando los dos hombres, ambos con antecedentes policiales, resultaron heridos de gravedad en una reyerta que tuvo lugar, junto al bar La Parroquia, en la calle Eras el Bosque, al parecer por drogas.

«Cuando llegamos vimos en la calle, a unos 50 metros del bar, a un hombre con heridas de arma blanca y un golpe en la cabeza. Luego entré en el bar y ví al otro individuo que se encontraba sentado y un cuchillo encima de la barra. Tenía heridas de arma blanca en el omóplato y pulmones, aunque cuando le tendimos en el suelo pude apreciar que también sufría una herida abierta en el abdomen, con una fuerte hemorragia», comenta Juan Palencia. La diligente actuación de este profesional de la Policía Nacional, de ascendencia palentina, que lleva siete años en el Cuerpo y que también posee la titulación de Criminología, no fue por mera casualidad. «Aprendí esta técnica en un curso de primeros auxilios para nuestra propia seguridad realizado en Madrid. En Estados Unidos es algo que sus fuerzas de seguridad y ejército lo ejercitan desde hace 20 años y, en este sentido, en España estamos muy rezagados», explica Juan Palencia. De hecho, en Palencia solo él y un agente de la Policía Local cuenta con conocimientos de estas características adquiridos a través de cursos especializados, aunque quiere resaltar que «en la Comisaría de Palencia, desde la llegada de la comisaria Montserrat Marín, hemos empezado a priorizar la formación como elemento indispensable para nuestra labor policial. 
En cualquier caso, este tipo de actuaciones es la primera vez que se realiza en la capital palentina en un caso real y concreto, según corroboró el agente. Juan Palencia quiere insistir en que la formación es hoy por hoy básica y siente que los conocimientos adquiridos hasta ahora «han valido la pena». 
También quiso resaltar que la actuación llevada a cabo en la calle Eras del Bosque en la madrugada del 1 de septiembre no fue solo labor suya. «Allí estuvimos ocho compañeros de la brigada de Seguridad Ciudadana acometiendo labores de perímetro, recogiendo testificales y de auxilio. También contamos con el apoyo de la Policía Local», reitera Juan Palencia que, no obstante, insiste en que Palencia «sigue siendo una ciudad segura. Este tipo de hechos son, por fortuna, esporádicos».