Los jefes de campaña

Javier M. Faya (SPC)
-

Iván Redondo, Teodoro García Egea, José Manuel Villegas, Juanma del Olmo y Santiago Abascal - Foto: Agencias

PSOE

Iván Redondo. El mayor consejero de Sánchez  
oficialmente, el jefe de campaña del PSOE es el número dos y jefe de Organización, José Luis Ábalos. En la realidad es Iván Redondo, que fue decisivo para que Pedro Sánchez liderara la moción de censura del año pasado y adelantara las elecciones al 28 de abril y al 10 de noviembre. Una parte de Ferraz no lo ve con buenos ojos al no estar afiliado y ser un recién llegado.
Apodado Iván el terrible, Rasputín y El germano, el politólogo vasco se enfrenta a una situación inesperada. Según las últimas encuestas, la tendencia del Partido Socialista es a la baja, ya no es tan fuerte el crecimiento como en un primer momento se preveía. 
En la anterior campaña, Redondo le recomendó a su cliente y amigo -así lo considera- que estuviera tranquilo, que disfrutara de las dos semanas. Parece que el consejo surtió efecto, se le vio a Sánchez muy relajado y eso dio buena imagen ante los electores. 
Ahora las cosas han cambiado porque el objetivo fijado de mejorar ampliamente los resultados del pasado 28 de abril queda en entredicho. Yeso que, en teoría, el viento corría a favor de Ferraz con la exhumación de Franco, la inyección económica a las comunidades autónomas y la respuesta de las Fuerzas de Seguridad en Cataluña.

 

PP

Teodoro García Egea. Un genio de los algoritmos
el cambio de estrategia del PP, que posiblemente sea el gran beneficiado de la cita con las urnas -de 66 escaños pasaría al centenar-, ha sido radical. Mucho ha tenido que ver el jefe de campaña, Teodoro García Egea, secretario general e íntimo de Casado, que fulminó al responsable de las anteriores generales, Javier Maroto. 
Quitó del foco al problemático Juan José Cortés -va al Senado- y en Madrid sustituyó a un político sin tirón -Adolfo Suárez retrocede un puesto- por el carisma de la expresidenta del Congreso Ana Pastor, que participará en un debate el próximo jueves. Yañadió dos técnicos anticrisis: Elvira Rodríguez e Isabel García Tejerina.  
El murciano fue pieza clave en la victoria del palentino en las primarias de Génova. Mucho tuvo que ver el dominio de los algoritmos de este ingeniero de Telecomunicación. Sabía en qué provincias podía hacerse un hueco entre Sáenz de Santamaría y Cospedal.
Por otra parte, el discurso de Casado se muestra más de centro que en abril, si bien su portavoz en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, permanece en posturas más de derechas con algún que otro exabrupto. Así pescaría en Vox. Ambos atacan a Cs -donde más pueden rascar- apelando a España Suma y el voto útil.  

 

Ciudadanos

José Manuel Villegas. Remontar, remontar y remontar

El secretario general  de Ciudadanos, José Manuel Villegas, siempre ha estado al frente del equipo de campaña de los naranjas. Las encuestas auguran una debacle, aunque recuerda que, por norma, las mejoran. 
La unidad de España es el eje principal de la estrategia, presumiendo el barcelonés de que su partido es el que más ha trabajado y trabaja por ello. No obstante, recalca que presentan 10 reformas: ayudar a las familias, subir las pensiones, luchar contra la despoblación y la precariedad, mejorar la Sanidad y Educación, defender la unión, libertad e igualdad de todos los españoles… «Cuanto más protagonismo tengan nuestras propuestas, menos se oirá a los populistas y a los extremistas, y el y tú más del viejo bipartidismo».
Al contrario que en la campaña del 28-A, Rivera acaparará más los focos y Arrimadas aparecerá menos en mítines, prodigándose en debates. A TVE la tacha de «TeleSánchez», y sobre que haya desde hace meses una campaña contra su líder es claro:«Es posible que la valentía y la libertad de Albert Rivera moleste a los nostálgicos del bipartidismo».  
Hay una palabra clave para Villegas y es desbloqueo, por eso insiste en que «el voto a Cs tiene valor doble». «Triple», según Arrimadas.

 

Unidas Podemos

Juanma del Olmo. Alejarse y acercarse al PSOE

según las encuestas, Unidas Podemos experimentará una pequeña bajada, algo que sorprende a muchos tras la fallida investidura de Sánchez y, sobre todo, la irrupción de Más País. De confirmarse este resultado, se podría considerar un éxito la campaña. La vuelve a dirigir Juanma del Olmo, que se estrenó en abril sustituyendo a Íñigo Errejón.   
El secretario de Comunicación del partido morado y uno de los hombres de confianza de Iglesias es un experto informático que domina el mundo de las redes sociales, donde causa furor el reguetón Pedro no duerme tranquilo. A través de ellas intenta vender el discurso de que solo con Podemos en un Gobierno liderado por Pedro Sánchez puede haber un verdadero cambio a la izquierda. Eso sí, los ataques y los reproches se suceden una y otra vez porque hasta la noche del próximo domingo, las dos formaciones son enemigas encarnizadas. 
Llama la atención la escasa presencia del cabeza de cartel en los mítines y sí en los medios. Irene Montero, su número dos y pareja, aparece mucho más -goza de mejor imagen a día de hoy-, y ambos repiten, cual mantra, que el desbloqueo se acabará con un Gobierno de coalición, justo lo que frustró el pacto con Sánchez y provocó el adelanto electoral.  

 

VOX

Santiago Abascal. Instagram es el mejor aliado

EL líder del partido, Santiago Abascal, es el jefe de campaña. «Lo quiere tener todo controlado», comenta un colaborador. Aprovechando la crisis catalana, dio el primer mitin en Hospitalet, en el que calificó de «emergencia nacional» la situación.  
Salvo la del CIS, los sondeos privados aprecian una espectacular subida. «Tendemos a desconfiar de las encuestas. Con Vox no suelen acertar. Lo que sí estamos comprobado es que nuestros simpatizantes se movilizan más que el resto. Nunca hemos defraudado a nuestros votantes porque nunca hemos defendido algo distinto a lo que hemos dicho durante la campaña electoral. Eso se premiará el 10-N y los discursos veletas o difusos se castigarán», comenta el vicesecretario de Comunicación y miembro del equipo de estrategia, Manuel Mariscal. 
Para el artífice del éxito de Vox en Andalucía por su estrategia en internet,«los usuarios de las redes sociales, especialmente los de Instagram (son los reyes), buscan entretenerse (hace poco salió Ortega Smith a caballo)». «Por eso intentamos adaptar nuestro contenido para que conecte con el estado de ánimo de nuestros seguidores. Hay días donde es de cabreo y otros no tanto. Hay días para todo. Lo importante es adaptar el mensaje al ecosistema de esa red social».