Una losa para Sánchez

Agencias
-

PP y Ciudadanos exigen la dimisión del líder socialista, pero su socio de Gobierno, Unidas Podemos, culpa de la corrupción al bipartidismo

Una losa para Sánchez - Foto: Julio Muñoz

El caso de los ERE irregulares percute de nuevo sobre el PSOE, en un momento clave donde busca los apoyos para gobernar en España, con la sentencia condenatoria para dos de sus líderes históricos en Andalucía por una causa que pesa como una losa desde hace una década. La pieza política de una trama de corrupción que movió los cimientos del feudo socialista acaba (al menos en primera instancia) con una condena a nueve años de inhabilitación para el presidente que gobernó Andalucía casi dos décadas, Manuel Chaves, y seis años de cárcel para su sucesor en el cargo, José Antonio Griñán. A ellos se unen otros 17 cargos socialistas condenados en una sentencia que abre un interrogante a nivel nacional: ¿Cuánto pesan políticamente los casi 1.800 folios del fallo?
El PSOE deberá hacer frente al aluvión político, a nivel autonómico y nacional, en plena negociación para la investidura de Pedro Sánchez, que, en su día, accedió a La Moncloa como consecuencia de una moción de censura contra Mariano Rajoy por la sentencia condenatoria del caso Gürtel. Un pasado que ahora se poner de pie para el líder socialista. Así, la oposición no tardó ayer en lanzar la ofensiva contra Sánchez, pidiendo inmediatamente su dimisión. «Si Sánchez no da la cara y no asume responsabilidades políticas por el robo del dinero destinado a los parados andaluces, está inhabilitado para seguir siendo presidente», remarcó el secretario general del PP, Teodoro García Ejea. En la misma línea se manifestó la portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas: «La sentencia demoledora para el PSOE: 19 cargos condenados por saquear cientos de millones de los andaluces. ¿Sánchez o alguien de su partido asumirá responsabilidades políticas o la corrupción solo es intolerable si es de otros?».
También aprovechó el fallo judicial el expresidente de los naranjas, Albert Rivera, para reaparecer en las escena pública y, además de cuestionar a Sánchez si va a dejar su cargo tras la sentencia, recordar una intervención parlamentaria suya del pasado mes de julio en el Congreso, en la que ya preguntaba al socialista si dimitiría en caso de que los políticos socialistas fueran condenados.
Mucho más tibio fue el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, que evitó, incluso, nombrar a los socialistas y se limitó a culpar de la corrupción «al bipartidismo». Una actitud que le afeó el presidente de Vox, Santiago Abascal, que le reclamó «coherencia» para «aislar al partido más corrupto de Europa». «Pero no lo haréis porque sois iguales», se lamentó.
Tanto Pedro Sánchez como Susana Díaz, heredera de Chaves y Griñán al frente de la Junta y del socialismo andaluz, siempre han aludido, cuando se les ha afeado este caso, que la renuncia a sus cargos de los históricos dirigentes del partido significaba ya la asunción de responsabilidades políticas.
Por eso, desde Ferraz consideran que este fallo judicial no perjudicará a la formación del Gobierno y a la negociación para superar la investidura de su candidato en el Congreso. De hecho, el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, señaló que esta sentencia contras «personas que no están en el partido y a las que no se atribuye enriquecimiento ilícito da carpetazo a la ceremonia de la confusión con que las derechas tratan de normalizar su corrupción y arremeter contra el Ejecutivo». «A partir de ahora ponemos punto final a este serial de nueve años de explotación del PP, como elemento compensatorio de sus tramas irregulares», subrayó.