Amor que mata, amor que vive

Alberto Moreno
-

Javi Amor le remonta al Becerril y el morado Varo le pide matrimonio en el césped a su novia

Amor que mata, amor que vive - Foto: Pedro Flórez

cd becerril. Sevi, Diego, (70’ Guti) Varo, Sierra, Merino, Diestro, Riki, Carlos, David, Melero, (78’ Adrián),  Kike (78’ Jorge).
atlético astorga. Berlana, Sergio, Jorge, (62’ David) Uña, Miguel, Gonzalo, Diego Peláez, Javi García, Diego Santín, (46’ Javi Amor) Taranilla, José Manuel, (46’ Puente).
árbitro.  Rubén Gámez Illera, asistido por Pablo Bernardo Calero y Jorge Fernández, burgaleses. Amarillas a los locales Diego, David, Víctor y Diestro.
goles. 1-0: Min. 47: Carlos.                1-1: Min. 65:Javi Amor.            1-2: Min. 71:Diego Peláez.            1-3: Min. 80:Javi Amor.
incidencias. Mariano Haro. Al término del partido, en el mismo césped, el jugador morado Varo le pidió matrimonio a su novia Marta.  
 
Como si el tiempo no hubiese pasado. El once del Becerril en su regreso a Tercera era un calco de la pasada temporada con la única salvedad de Víctor, el exjugador del Villamuriel, uno de los contados fichajes de esta campaña. Casi mismo once, pero mismo dibujo táctico. Edu Narganes sigue apostando por una defensa de cinco, con dos carrileros largos. Con Sevi defendiendo los palos, Riki y Diego Martín tomaban las bandas. Sierra, Víctor y Varo eran los centrales. Por delante, como centinela, Diestro, ocupando los interiores Kike y Carlos, con Melero como enganche y David en la referencia. Salvo el joven punta, todos en su momento saborearon la Tercera División, no es terreno desconocido.
Comentaba en la previa el técnico morado que le preocupaba la dinamita maragata de Puente y Javi Amor. Ambos empezaron el partido en el banquillo y luego fueron determinantes. Los astorganos, con el viento a favor, tuvieron mucha más posesión. Es más, al Becerril no le importaba en exceso que tuviese el balón. Le esperaba en su campo, con las líneas muy juntas, y la línea zaguera adelantaba para cerrar espacios. Posesión visitante, sensación de peligro constante, pero sin ocasiones excesivamente claras y las contadas que hubo en este primer acto eran anuladas por Sevi, principalmente en el minuto 43, salvando junto a Sierra, el disparo de Gonzalo, tras pérdida de balón local. El Astorga monopolizaba el balón, pero el plan local funcionaba y no era otro que esperar, sufrir, provocar la ansiedad visitante y buscar una ocasión, especialmente en la segunda parte con el viento a favor.

* Más información en la edición en papel y en la app de Diario Palentino